Una pareja de Indiana, EE. UU., está acusada de abandonar a su hija adoptiva después de haber cambiado legalmente su edad de 8 a 22 años para poder mudarse a Canadá con sus hijos biológicos.

Kristine Elizabeth Barnett, de 45 años, y su ahora exesposo, Michael Barnett, de 43, fueron acusados de un cargo de negligencia después de una investigación de cinco años.

La policía dice que la niña, que es originaria de Ucrania y tiene enanismo, tenía solo 11 años cuando los Barnett la abandonaron en una casa en Lafayette, a 60 millas (96 kilómetros) al norte de Indianápolis, y se mudaron al extranjero.

[Encuentran muerta a una mujer de 32 años después de que enviara unas extrañas fotos a su familia]

Pero Kristine se declaró inocente, diciendo que la niña es mucho mayor de lo que sugiere su certificado de nacimiento describiendo el proceso de adopción como “fraude”. 

Según la policía, los Barnett llevaron a la niña, cuyo nombre no se ha hecho público, a los Estados Unidos desde su Ucrania natal en 2008.

[Encuentran descuartizada a la joven desaparecida desde el jueves en Argentina]

La pareja adoptó legalmente a la niña en 2010. También fue examinada por un médico que dijo que su edad era de unos ocho años.

En junio de 2012, la pareja cambió legalmente la edad de la pequeña de 10 a 22 años.

Michael le dijo a la policía que alquilaron una propiedad para ella en Lafayette en julio de 2013 antes de mudarse a Canadá con sus tres hijos, uno de los cuales era un prodigio de la física que apareció en 60 Minutos de CBS.

Se mudaron para que el niño pudiera continuar sus estudios. Su página de Facebook muestra que actualmente es estudiante de doctorado en el Perimeter Institute for Theoretical Physics en Ontario, Canadá.

Michael admitió ante los detectives que, aparte de pagar el alquiler del apartamento, no le proporcionaron apoyo financiero a la niña. 

Dijo que su esposa entrenó a la pequeña para que le dijera a la gente que se veía joven para su edad, pero que en realidad tenía 22 años. 

Según WISH-TV, la niña fue desalojada del apartamento en mayo de 2014 por no pagar el alquiler, antes de que la policía iniciara su investigación en septiembre de ese año.

Sin embargo, Kristine afirma que no hicieron nada malo y mostró a WISH-TV una nota del médico del antiguo proveedor de salud de Michael, IU Health, que cuestiona las afirmaciones de la policía.

La nota, escrita en una fecha no especificada, dice que la edad de la niña es “claramente inexacta”.

Como evidencia, los médicos señalan los registros dentales, su desarrollo sexual adulto, su ciclo menstrual y el trastorno de personalidad sociopática diagnosticado.

La carta llega incluso a afirmar que la chica admitió que tenía más de 18 años en 2011 y que ha hecho una carrera de perpetuar el fraude. 

IU Health se negó a confirmar que la carta era auténtica y WISH-TV no pudo ponerse en contacto con Michael para recabar sus comentarios. 

A pesar de que la policía presentó cargos el miércoles, su declaración jurada deja mucho sin aclarar, incluyendo el tiempo que la niña vivió sola en el apartamento antes de que se descubriera su difícil situación.

Tampoco está claro por qué una investigación que aparentemente comenzó en septiembre de 2014 tardó años en dar lugar a cargos contra los Barnett. 

Tampoco dice en qué parte de Canadá vivían los Barnett ni si han regresado a los Estados Unidos.

Kristine Barnett rompió el silencio el domingo en Facebook, escribiendo: “Estoy devastada por la idea de cualquiera de estas acusaciones y sostengo que son falsas. Amigos y familiares, ustedes deciden si lo que están leyendo es real o falso”. 

Los Barnett ocuparon los titulares nacionales cuando Kristine publicó un libro en 2014 sobre la crianza de su hijo Jacob, descrito como un niño prodigio de la física con un coeficiente intelectual superior al de Albert Einstein, a quien se le diagnosticó autismo a la edad de dos años. 

La revista de noticias 60 Minutes de la CBS en 2012 produjo un segmento sobre Jacob Barnett, que incluía entrevistas con el niño genio de 13 años en ese momento y sus orgullosos padres.

En julio de 2014, Penguin Random House publicó el libro de Kristine Barnett titulado The Spark: A Mother’s Story of Nurturing Genius (La chispa: La historia de una madre sobre la crianza de un genio), que lo presenta como una “memoria del amor, el compromiso y la crianza de una madre, que permitió que su hijo, diagnosticado originalmente con autismo severo, se convirtiera en un genio universalmente reconocido, y cómo cualquier padre puede ayudar a su hijo a encontrar su chispa”.

El volumen de 288 páginas habla de las experiencias de Kristine al criar a Jacob y por qué eligió ignorar a los expertos cuando se trataba del autismo de su hijo. 

En un breve pasaje se proporciona información sobre la autora: “Kristine Barnett vive en Canadá con su esposo, Michael, y sus tres hijos, Jacob, Wesley y Ethan. Es oradora pública sobre educación alternativa para niños con autismo”.

Jacob Barnett causó revuelo cuando a la edad de 10 años se matriculó en la Indiana University-Purdue University Indianapolis, donde asombró a sus profesores con sus conocimientos y se convirtió en un investigador remunerado en física cuántica.

Según su página de Facebook, Jacob es actualmente estudiante de doctorado en el Perimeter Institute for Theoretical Physics en Ontario, Canadá.

Sigue leyendo:

. Encuentran muerta a una mujer de 32 años después de que enviara unas extrañas fotos a su familia.

. Encuentran descuartizada a la joven desaparecida desde el jueves en Argentina.

. “¿Puedo enterrar a mi perro en tu jardín?”, la excusa del asesino de una adolescente de 15 años.

Te puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: Tendencias