Redacción Bles – La emocionante historia de un niño de Brasil que nació con autismo y ahora domina 9 idiomas se convirtió en la inspiración de miles de personas.

Rafael es el tercer hijo de los cuatro que tiene la ama de casa Juliana Lanser Mayer y el abogado Valcir Mayer. Ellos son oriundos del municipio de Timbó, ubicado en el estado de Santa Catarina, al sur de Brasil, según informó Universo Online.

Juliana Lanser Mayer y su hijo Rafael.

Cuando el pequeño tenía dos años y medio su madre notó que no emitía palabra alguna. Es entonces que Juliana llevó al niño a un neuropediatra y luego de una serie de chequeos le dio un diagnóstico inesperado: su hijo padecía de autismo severo.

[No lograba una relación estable y armoniosa con ninguna mujer hasta que encontró una disciplina que le ayudó a ver sus fallas]

Estaba completamente aterrorizada“, dijo Juliana a BBC News Brasil, citada por el mismo sitio. El niño es el único de la familia que tiene autismo, por lo que resultó siendo una travesía para sus padres al tener que aprender e informarse sobre cómo criar a un niño con esta condición.

Los médicos ni siquiera sabían si mi hijo conseguiría hablar“, aseguró la madre.

[Pasajeros y usuarios de las redes quedaron ‘sorprendidos’ al ver a una mujer viajando en avión con su caballo.]

Juliana contó que sus otros tres hijos se desarrollaron con normalidad, sin embargo, Rafael tardó en aprender incluso las tareas más pequeñas.

Hasta los 2 años, no interactuó, no miraba a los ojos y parecía estar sordo“, relató Juliana. “Le hicimos exámenes que arrojaron que no tenía problemas de audición“, agregó.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que ya se manifiesta durante los tres primeros años de vida y que perdurará a lo largo de todo el ciclo vital, y sus características principales son la dificultad de la socialización y la comunicación.

Debido a esto, sus padres llevaron a Rafael con una terapeuta y una especialista en el habla para que lo ayuden en su progreso, pero el pequeño no reaccionó ante ningún estímulo por parte de las profesionales.

En un intento de probar nuevas herramientas, los médicos le propusieron a la mujer que alentara al niño a usar una tableta y al no tener más alternativas decidió intentarlo, sin anticipar que este aparato le cambiaría la vida.

Desde ese momento, el pequeño pasó horas mirando videos de Youtube principalmente en inglés, pero cuando tenía cuatro años Juliana se quedó sorprendida al darse cuenta que Rafael dominaba aquel idioma con fluidez.

Sin embargo, esto desencadenó en otro problema: el niño solo hablaba en inglés y no portugués, su idioma natal. “Había muchas oraciones en inglés. Me quedé preocupada porque, de repente, comenzó a hablar como si hablara el idioma con fluidez, sin haber recibido clases ni salido del país“, dijo Juliana.

El nivel de entendimiento que tenía con aquel idioma era impresionante. “Todo era en inglés. Lo puse a hablar con el marido de un amigo, que es irlandés, y dijo que Rafael hablaba mejor que su esposa, que vive en Irlanda desde hace diez años“.

Nueve idiomas

Como la familia no hablaba inglés, Rafael tuvo problemas para ser comprendido en casa, por lo que Juliana contrató a la neuropsicóloga Tatiana Schmidt para que le enseñe a su hijo a hablar en portugués.

Cuando lo conocí él no hablaba portugués, tenía muchos comportamientos estereotipados, no miraba a los ojos y no respondía cuando lo llamaban“, dijo la especialista, citada por el mismo sitio.

En su acompañamiento terapéutico, Schmidt observó que el niño también sabía el idioma esperanto, al mismo tiempo que lograba desenvolverse en el lenguaje de señas brasileño, ambas aprendidas a través de videos de Internet.

El tercer idioma que Rafael aprendió fue el portugués a los cinco años. Desde ese entonces hasta el día de hoy, el pequeño aprendió otros cinco idiomas más: español, ruso, japonés, alemán e italiano.

De todos ellos, el que más le cuesta es su idioma natal, por lo que Juliana y su marido tuvieron que hacer un curso de inglés para poder comunicarse mejor con su hijo.

En la actualidad, Rafael está en vísperas de aprender un nuevo idioma, el árabe, por lo que su padre se mantiene optimista y alega que lo que antes era tratado como una dificultad, ahora es una importante herramienta para su futuro.

Esto puede ayudarlo mucho en el futuro. Dado que el autismo es un trastorno sin cura, nuestra prioridad es desarrollarlo a través de sus capacidades“, dijo el padre.

Sigue leyendo:

.Matilde logra finalmente recibir el medicamento más caro del mundo para prolongar su vida.

.Artista australiana se recupera asombrosamente tras sufrir lesiones mortales.

.Una madre curó a su pequeña hija que padecía de un insomnio crónico a través de una disciplina espiritual.

Le puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Temas: Categorías: Tendencias