Una madre ha compartido una desgarradora fotografía de su hija consolando a su hermano menor.

En agosto de 2018, Beckett Burge fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer de sangre que comienza en los glóbulos blancos en la médula ósea. Tenía solo dos años en el momento de su diagnóstico.

Desde entonces, Beckett ha tenido que soportar largos períodos de tiempo en el hospital; sometido a quimioterapia, así como transfusiones de sangre y transfusiones de plaquetas.

Kennedy News and Media

[Cómo reconocer los síntomas de un derrame cerebral]

El amor y el apoyo que su hermana mayor, Aubrey, le ha demostrado ha sido sorprendente.

Kennedy News and Media

A pesar de ser solo 14 meses mayor, la joven Aubrey ha demostrado ser una hermana mayor madura y muy cariñosa. Según su madre Kaitlin Burge, de 28 años, Aubrey ha desarrollado un “vínculo increíble” con su hermano, a quien ella describe como su “mejor amigo”.

[Una beba recién nacida reconoció la voz de papá y su sonrisa enterneció a las redes]

Kaitlin, de Princeton, Texas, Estados Unidos, ha hablado con Unilad de cómo la niña prefiere quedarse y vigilar a su hermano pequeño en lugar de salir a jugar con sus amigos.

En enero, Kaitlin tomó una fotografía conmovedora de la hermana cuidando a Beckett mientras él se inclina sobre el inodoro al estar indispuesto. Se le puede ver frotándole su espalda y ofreciéndole consuelo.

Después de que se tomó la foto, Aubrey supuestamente fue a lavarse las manos antes de llevar a su hermano al sofá. Luego le preguntó a sus padres si podía ayudar a limpiar el baño.

Kennedy News and Media

Kaitlin decidió compartir la poderosa imagen con el mundo para ilustrar la importancia de los lazos familiares fuertes en tiempos difíciles.

Recordando el momento en que se tomó la fotografía, la madre de tres hijos dijo:

“No sabía lo que estaba sucediendo, pero ella sabía por experiencia que cuando estaba enferma, le acariciaríamos la espalda y la ayudábamos a superarlo”.

“Ella simplemente aprendió de esa experiencia y se hizo cargo. Ella le frota la espalda y le dirá que todo va a estar bien, le limpiará la cara y le lavará las manos”.

“Justo después de que eso sucedió, ella también lo llevó de regreso a la sala y lo puso en el sofá. Ella me pidió también si podía limpiar el baño, pero le dije que fuera a sentarse porque ese no era su trabajo”.

“Ella se encarga de ayudarlo y asegurarse de que todo lo que entra en contacto con él esté limpio. Es otro par de ojos”.

Kennedy News and Media

Hablando sobre el vínculo de amor entre los hermanos, Kaitlin agregó:

“Cuando los veo juntos, me hace feliz pero al mismo tiempo me pone triste. Tienen un vínculo increíble. Hasta el día de hoy, están más cerca, ella siempre lo cuida”.

“Un niño de cuatro o cinco años debe estar afuera jugando con sus amigos. A ella le encanta la gimnasia y tuvimos que ponerle fin a eso debido a la carga financiera”.

“Ella debería salir a hacer gimnasia, correr por el vecindario con los niños, jugar en el patio de recreo, nadar en la piscina, pero aquí está cuidando a su hermano”.

“Están muy unidos, siempre juegan juntos. Él juega muñecas con ella y ella juega superhéroes con él. La alentamos a salir y hacer cosas, pero prefiere tener sus ojos en él”.

Después de pasar más de un mes en el hospital, Beckett llegó a casa con su familia en el quinto cumpleaños de Aubrey.

Kennedy News and Media

La apariencia cambiada de Beckett llevó a Aubrey a preocuparse por él.

Kaitlin declaró:

“Ella ha visto a una docena de doctores ponerle una máscara sobre la cara, empujarlo y pincharlo con agujas, bombear una docena de medicamentos a través de su cuerpo, todo mientras él yace allí impotente”.

“No estaba segura de lo que estaba sucediendo, todo lo que sabía era que algo estaba mal con su hermano, su mejor amigo”.

“Le explicamos que se enfermó, esto es lo que sucedió, no fue nada de lo que comió o hizo, nada de lo que ella hizo, no se puede evitar y no le va a pasar a ella. Le explicamos todo e involucramos a nuestra trabajadora social”.

“Hemos sido muy abiertos con ella, así que cualquier pregunta que tenga, la discutimos con ella, también se lo explicamos con Beckett en la habitación. Él le dice a la gente, ‘tengo cáncer’, él sabe lo que tiene. Nos aseguramos de que ella sea muy solidaria y sepa que la enfermedad no lo hace una persona diferente”.

Se estima que el valiente Beckett, ahora de cuatro años, tendrá que pasar otros dos años de quimioterapia, y Aubrey seguirá siendo la hermana más reflexiva y la mejor amiga que un niño podría pedir.

Sigue leyendo:

. Cómo reconocer los síntomas de un derrame cerebral.

. Una beba recién nacida reconoció la voz de papá y su sonrisa enterneció a las redes.

. Pensó que estaba embarazada pero a las 12 semanas descubrió que su “bebé” era una masa cancerosa.

Te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Categorías: Tendencias