La desaparición de un niño pequeño en el condado de Forsyth, Georgia, EE. UU, sumió a la comunidad en un estado de pánico, informó el medio local Fox 5.

La oficina del sheriff fue alertada por primera vez sobre la desaparición del menor de 2 años después de que el niño salió solo de casa y desapareció.

Al caer la noche, más de 50 policías y bomberos se unieron en la búsqueda desesperada. Sabían que el tiempo era esencial; cuanto más oscuro se volvía, más desesperada se volvía la búsqueda.

Las autoridades lanzaron una alerta 911 a los teléfonos celulares en el área circundante, y llegó exactamente a la persona correcta en el momento exacto.

Phillip Bettis es un juez magistrado asociado en el Condado de Forsyth y fue uno de los destinatarios de la alerta.

De repente, una casa en particular en el vecindario le vino a la mente. Era la casa en la que creció, que ahora está siendo renovada y está deshabitada.

Phillip se apresuró a ir a la casa de su infancia en busca del niño. Al salir de su auto, escuchó sonidos de llanto que venían del patio trasero.

El hombre corrió al lugar y encontró al pequeño niño en el agua sucia de la piscina. Llevaba puesto su pañal y flotaba sobre su espalda.

El heroico juez saltó a la piscina y salvó al niño antes de que se ahogara. Y todo fue porque Phillip actuó por una corazonada.

El juez dijo que es un milagro que haya encontrado al niño a tiempo, y le dio todo el crédito a Dios.

“Dios es el héroe, me llevó allí en el momento perfecto”, dijo el juez Bettis.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: Tendencias