Un automovilista sufrió el “trolleo” de su vida en un centro comercial de Buenos Aires, Argentina, el pasado fin de semana, luego de estacionar su vehículo en un lugar no habilitado. El resultado fue quedar rodeado de carros de supermercado y tardar más de dos horas en salir.

La historia fue divulgada por el diario argentino Clarín, el cual difundió la historia ocurrida en el shopping “Coto” del distrito de Temperley (Buenos Aires) el pasado día sábado. Allí, un hombre que andaba a pie tomó fotografías del hecho y las divulgó en redes sociales.

En la imágenes se ve que un auto quedó totalmente encerrado por cientos de carritos de supermercado en el lugar. El error del dueño fue haberlos colocado en un sector que es únicamente para los implementos que se usan para las compras.

[¿Tenemos un ‘tercer ojo’?: Los enigmas de la glándula pineal]

Las fotos fueron tomadas por un hombre llamado Arnold Angelini y se viralizaron en cosa de horas. Hasta el día de hoy han sido compartidas más de 6.000 veces.

“La verdad que hay que ser muy pelotudo (tonto) para estacionar un auto en el sector ‘changos’ (Carros). No podés ser tan HDP y dejarlo donde querés. Se nota que nadie respeta nada menos un lugar indebido. Aplauso para los empleados que le dejaron encerrado el auto”, escribió junto a las imágenes.

[De gerente de una clínica abortista a activista provida: la historia de Ramona Treviño]

Junto con eso, el hombre expresó que se dieron cuenta del hecho aquel sábado a las 23:00 hora local, por lo que lo más probable es que el dueño recién haya podido sacar su vehículo durante el domingo.

“Me indignó la situación porque hay un cartel colgado que dice ‘changos’, y obviamente no está marcado el lugar para estacionar con las divisiones clásicas para hacerlo. Estacionó donde quiso y los muchachos le pusieron los changuitos a propósito. Los felicito, yo hubiera hecho lo mismo”, sostuvo.

Desde el centro comercial no quisieron dar mayores detalles respecto al tema, aunque sí revelaron que el dueño del vehículo recibió una multa por no acatar la señalización del lugar.

Fuente: BioBiochile.

Sigue leyendo:

. ¿Tenemos un ‘tercer ojo’?: Los enigmas de la glándula pineal.

. De gerente de una clínica abortista a activista provida: la historia de Ramona Treviño.

. Destruyen la familia de un anciano por no renunciar a su fe: murió en la pobreza.

Le puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Categorías: Tendencias