En Ordu, Turquía, hay un perro que llora la pérdida de su humano. Zozo visita la tumba de su dueño con frecuencia.

Cuando solo tenía una semana, el antiguo dueño de Zozo lo abandonó. Por suerte, un hombre llamado Zafer Öztürk lo adoptó. Zafer llevó a Zozo a su casa, donde rápidamente se encariñó con el cachorro. Formaron una relación intensamente amorosa y leal.

En 2014, Zafer se enfermó y falleció. La pérdida afectó mucho a Zozo. La primera vez que la familia visitó la tumba de Zafer, se dieron cuenta de la magnitud del duelo del perro.

Tan pronto como llegaron, el perro se acostó sobre la tumba de su dueño, llorando con tristeza. Zozo intentó acercarse lo más posible. Desde ese día en adelante, cada vez que el hijo de Zafer visita la tumba, lleva a la entrañable mascota.

“Hemos tenido muchos perros antes, pero nunca he visto este tipo de comportamiento. Zozo es realmente un perro diferente”, dijo el nieto de Zafer.

El leal animal incluso ha salido a hurtadillas de la casa pero visitar la tumba de su querido dueño a quien extraña tanto.

videoinfo__video2.bles.com||13aad13ec__

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Categorías: Tendencias

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante a la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.