En Ordu, Turquía, hay un perro que llora la pérdida de su humano. Zozo visita la tumba de su dueño con frecuencia.

Cuando solo tenía una semana, el antiguo dueño de Zozo lo abandonó. Por suerte, un hombre llamado Zafer Öztürk lo adoptó. Zafer llevó a Zozo a su casa, donde rápidamente se encariñó con el cachorro. Formaron una relación intensamente amorosa y leal.

En 2014, Zafer se enfermó y falleció. La pérdida afectó mucho a Zozo. La primera vez que la familia visitó la tumba de Zafer, se dieron cuenta de la magnitud del duelo del perro.

Tan pronto como llegaron, el perro se acostó sobre la tumba de su dueño, llorando con tristeza. Zozo intentó acercarse lo más posible. Desde ese día en adelante, cada vez que el hijo de Zafer visita la tumba, lleva a la entrañable mascota.

“Hemos tenido muchos perros antes, pero nunca he visto este tipo de comportamiento. Zozo es realmente un perro diferente”, dijo el nieto de Zafer.

El leal animal incluso ha salido a hurtadillas de la casa pero visitar la tumba de su querido dueño a quien extraña tanto.

videoinfo__video2.bles.com||13aad13ec__

Ad will display in 09 seconds

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: Tendencias