Ha ocurrido un raro milagro médico. Cameron Scott, un fanático de Batman de 8 años de edad de Tennessee, EE.UU., venció el cáncer después de una dura pelea en el St Jude’s Children Research Hospital.

Cameron sufrió una grave caída por las escaleras hace dos años. Sus padres, Tamika y Wendell Scott, tuvieron que llevarlo al hospital para que le hicieran un chequeo porque se quejaba de dolores de espalda. 

Le hicieron una resonancia magnética y luego se descubrió que los problemas eran mucho peores que un deslizamiento de disco vertebral. Los médicos encontraron un tumor maligno llamado meduloblastoma en su cerebro, que se había extendido a su columna vertebral. Además, le diagnosticaron cáncer cerebral de alto riesgo en etapa 4.

[Un hombre es atacado todos los días por cuervos que “vengan” a un ave que murió en sus manos]

Esta desafortunada concatenación de eventos fue una gran conmoción para todos. En una entrevista con Today.com, la madre de Cameron recordó lo aterrorizada que estaba mientras observaba a los médicos. 

Explicó: “El médico se dirigió a los otros médicos y les dijo: ‘Necesito otra resonancia magnética'”. Ver al más pequeño de sus seis hijos pasar por tanto dolor y sufrimiento era más de lo que podía soportar.

[Murió un joven después de estar 10 años en estado vegetativo por una terrible paliza]

Cirugía cerebral y quimioterapia

Los médicos tuvieron que preparar a Cameron durante los próximos meses para una cirugía cerebral, después de que una segunda resonancia magnética confirmara su diagnóstico. 

La cirugía duró cuatro horas; cuatro horas dolorosas, preocupantes y terribles para su familia. Todos los tumores fueron extirpados completamente al final de la operación, y Cameron tuvo que comenzar con un tratamiento de quimioterapia y radiación.

La quimioterapia duró un total de seis meses. Todas las cuentas y costos de este proceso fueron cubiertos por el hospital St. Jude’s, un acto de caridad que dejó a los padres sorprendidos y agradecidos.

El tratamiento fue duro para el pequeño Cameron, pero dio pelea como el superhéroe que es. Su familia estuvo siempre presente para apoyarlo durante todo el proceso. “Soy papá”, dijo su padre. “Tengo que ser fuerte para todos. Sentí que teníamos que pelear”. Y de hecho, dieron una buena pelea.

Los médicos de St. Jude’s descubrieron que los problemas de Cameron se presentaron en un síndrome de cuatro afecciones neurológicas diferentes. Sabían que su tratamiento y recuperación tendrían que ser especializados si se quería lograr el éxito al final del camino. 

Se inició un tratamiento usando técnicas de secuenciación genética, y aunque no fue fácil, lograron que el niño atraviese el proceso con éxito.

Recuperación total y un viaje a Legoland

Un año después de ser diagnosticado, Cameron fue declarado libre de cáncer.

El niño y su familia disfrutaron de un maravilloso parque de diversiones en Legoland, Florida. Finalmente logró conectarse con su superhéroe interior después de mucho tiempo y, por supuesto, se puso un disfraz de Batman para volver al juego. 

Cameron es una fuente de esperanza para mucha gente, y su historia es verdaderamente milagrosa.

Sigue leyendo:

Autoridades siguen el rastro de un individuo que pateó a una niña de un año.

“Necesito a mi mamá cerca”: haitiana con cáncer terminal pide ayuda para ver a sus papás.

La conmovedora foto de un padre con un cáncer muy agresivo que cumplió su último deseo de visitar su playa favorita.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Tendencias