Para Eric Erdman, la vida no siempre ha sido fácil.

Nació 25 semanas antes y pesaba menos de 2 libras (900 gramos). Tuvo problemas de aprendizaje al crecer y fue víctima de abuso e intimidación infantil.

Luego, a los 16 años, a Erdman le diagnosticaron ependimoma anaplásico, es decir, cáncer en el cerebro. Ahora, a los 19 años, le dijeron que le quedan cinco meses de vida.

[ Fotógrafo captura el momento en que una ‘curiosa’ ardilla se detiene a oler una flor]

“El cáncer es lo mejor que me ha pasado”, dijo Erdman a Good Morning America. “Me dio mi voz. Compartir la historia con el cáncer me permitió tener una plataforma en mi comunidad”.

Dar voz a los demás, en particular a los niños, se ha convertido en el objetivo principal de la vida de Erdman. Es en lo que está concentrado en sus últimos días de su vida, a pesar de cuatro cirugías cerebrales, tres rondas de radiación y un medio ciclo de quimioterapia.

[La acusaron de sobrealimentar a su hijo, pero ella sostuvo que padece una rara condición genética ]

Hace dos años creó la fundación Give a Child a Voice. Tiene tres pilares: el bullying, el abuso infantil y las enfermedades infantiles que ponen en peligro la vida.

La meta, a través de programas comunitarios y de la asociación con educadores, es animar a los niños a hablar cuando se enfrentan a circunstancias difíciles.

Hablar es algo que Erdman, que se describía a sí mismo como un “niño tímido e introvertido”, no era capaz de hacer por sí mismo.

“Me sentía como si estuviera en una isla”, explicó. “Me guardaba todo. Pero me di cuenta de que es más doloroso estar callado”.

“Rompe el silencio” es el mantra de Give a Child a Voice.

La fundación también se esfuerza por dar a los niños espacios seguros. Erdman utilizó su deseo de la fundación Make-A-Wish Foundation para tener un nuevo gimnasio no solo en su propia escuela secundaria, sino también en la escuela secundaria “rival”.

“Era donde iba cuando necesitaba una salida”, afirmó. “Ejercitarme me dio la confianza para contarle a mi hermano y a mi madre lo que me estaba pasando en cuanto al bullying”.

Ahora espera que esos gimnasios, junto con la fundación, continúen empoderando a los niños para que hablen en vez de sufrir en silencio. Incluso espera que se comuniquen con él directamente si necesitan a alguien con quien hablar.

“La gente me contacta personalmente todo el tiempo”, dijo Erdman a GMA. “Tal vez no he pasado exactamente por lo que ellos están sufriendo, pero estoy aquí para ayudar”.

El adolescente espera poder utilizar estos últimos meses para ayudar a que más niños “se conviertan en autores de su propia historia”, como lo hizo él.

El joven le dijo a “GMA” que su cita favorita es algo así: “Todos somos iguales, libros en un estante, algunos con más capítulos que otros, pero cada año hay 365 páginas en blanco esperando a ser escritas”.

Y aunque su libro puede “ser un poco pequeño”, dijo Erdman, “puede que no sea capaz de controlar mi enfermedad o mis tumores, pero encontré mi voz hace unos años, y ahora soy el autor de mi propia historia”.

Sigue leyendo:

. Un joven de 21 años está en coma por complicaciones relacionadas con el cigarrillo electrónico.

. Estuvo en coma debido a una hemorragia cerebral y dio a luz a una sana bebé.

. La radiante sonrisa de un bebé que nació con labio leporino después de las operaciones correctivas.

Le puede interesar:

El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Categorías: Tendencias