Redacción BLes– Para reírse un poco, vea el siguiente vídeo que ha provocado risas en Internet en todo el mundo. No hay muchos caballos que hagan esto.

Es encantador y divertidísimo verlo desde fuera. Siendo muy joven, Jingang ha ideado una ingeniosa manera de evitar cumplir con sus responsabilidades. Lo último que se le ocurre es: “¡No pueden obligarme a hacerlo!”.

Los rancheros, en cambio, lo encuentran más agravante. “Es lindo pero travieso”.

Todos tenemos días en los que no nos apetece ir a trabajar. Cuando un caballo llamado Jingang se siente así, sabe muy bien cómo librarse de su trabajo.

Cuando alguien intenta montar a este caballo obstinado y lleno de humor, cae al suelo y se hace el muerto.

Los caballos y los ganaderos están destinados a ir juntos como el filete y las patatas fritas. Les cuesta mucho trabajo adiestrar a sus animales, pero pueden prepararlos y hacerse cargo de ellos la mayor parte del tiempo.

A menos, claro, que seas el dueño de Jingang, este tipo está absolutamente perplejo, ya que su caballo decide si no le apetece que le monten, y ha ideado una ingeniosa manera de evitarlo.

No tardará en caer como un saco de patatas, igual que un burro desmayado. De hecho, si la gente cree que se ha ido al más allá, ¿no le dejarán en paz?

En este caso, los ganaderos intentan atrapar a Jingang y ponerlo a trabajar en el siguiente vídeo. Lo curioso es que cada vez que lo hacen captan la escena más divertida, informa el Canal Animal.

Ni siquiera pueden poner a Jingang en posición de entrenamiento para las lecciones porque no escucha las instrucciones de los jinetes.

Se pone en modo “hacerse el muerto” una y otra vez, y se le ha dado bien.

Para empezar, este es el primer paso. Cada vez que el ganadero se acerca o monta a Jingang, éste cae al suelo, aparentemente muerto.

Este es el segundo paso. Además de girar los ojos hacia atrás, Jingang también puede entrecerrar los ojos, retorcerse o mantener posturas extrañas con ambos pies.

Jingang es un buen artista, por no decir otra cosa. Este caballo se merece un premio de la Academia o algo así, ¿no crees?

Para conseguir un objetivo concreto, Jingang no es el único animal de nuestro planeta que “se hace el muerto”. Según el sitio web del Atlas Mundial, las especies utilizan este ingenioso método con varios fines.

La tanatosis, nombre con el que se denomina a la simulación de la muerte, parece cumplir una serie de funciones en distintos animales. Hay varias razones para fingir la muerte para evitar a los depredadores, pero otras especies utilizan la tanatosis como parte del ritual de cortejo para atraer a sus parejas.

Las ranas, las serpientes, los peces y los tiburones fingen haber pasado al otro mundo, también la zarigüeya puede ser buena en ello. Según National Geographic, otros animales agrícolas, como las vacas y los cerdos, también pueden mostrar signos de un “estado de trance”.

Bruce Pie – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.