Redacción BLes– Aiden Kyle, un niño de once años de Missouri, salvó la vida de una niña que estaba atascada bajo una alcantarilla. Kyle y sus otros tres amigos que le ayudaron fueron premiados con un suministro de hamburguesas de por vida del restaurante de los padres de la niña, Kenny’s Flipping Burgers, por su valentía.

Kyle y sus compañeros estaban chapoteando en el agua en Hubble Creek, en el parque de la ciudad de Jackson, el 17 de mayo de 2020, cuando ocurrió el incidente.

“Es una coincidencia que sea la segunda vez que veo ahogarse a un amigo mío”, dijo Kyle, que de repente se dio cuenta de que una niña que había estado jugando cerca había desaparecido.

“Estábamos todos en el parque. Estaba lloviendo y el agua estaba más alta, sobre el puente, y todos estábamos nadando, chapoteando y divirtiéndonos. Había una niña y todos nos preguntábamos a dónde había ido”, añadió.

Las lluvias primaverales provocaron un alto nivel de agua en un puente bajo en el parque de la ciudad de Jackson, al que los niños acudían con frecuencia a jugar. Nuevo a las 6 informó de que justo debajo de ese puente había una alcantarilla abierta que provocaba una succión y podía succionar a los niños justo debajo del puente, atrapándolos.

La corriente había arrastrado a Kinsley Stuart por debajo del puente.

Le recomendamos: Hallan SIN VIDA a PERIODISTA que expuso una REUNIÓN SECRETA de BILL CLINTON

Ad will display in 09 seconds

“Vi su mano en la parte superior del puente, así que salté y me agarré”, recuerda Kyle. Sin embargo, la corriente era demasiado fuerte para que él pudiera salvarla por sí mismo, así que pidió apoyo a su amigo Isaiah Randol.

“Él estaba siendo absorbido con ella, así que me tiré y la agarré de la mano con él y tiramos los dos”, declaró Isiah. “Entonces los otros dos chicos saltaron y se necesitaron cuatro chicos para sacar a esta chica porque era así de fuerte”.

Afortunadamente, todos sobrevivieron a la prueba, y la chica fue llevada al hospital. Luego fue examinada y dada de alta.

“Y mis pies estaban allí, y mis ojos estaban abiertos todo el tiempo. Vi cosas verdes”, recordó Stuart.

La madre de Stuart, Casey Stuart, planeó un regalo para los adolescentes que habían rescatado a su hija.

“Queremos dar las gracias a los chicos de Kennys. Somos los dueños de Kenny’s volteando hamburguesas. Y queremos hacerles saber que pueden comer con nosotros para siempre, gratis. Porque no hay cantidad de dinero que se pueda poner sobre lo que hicisteis”, dijo.

Las advertencias de precaución y una rejilla sobre la alcantarilla eran dos posibles soluciones que se presentarían en la próxima reunión de la ciudad, según Kent Peetz, del Departamento de Obras Públicas de la ciudad de Jackson.

Amy Laurence – BLes.com