Un niño, presuntamente con neumonía, se vio obligado a dormir en el suelo de un hospital durante más de cuatro horas debido a la escasez de camillas.

Desesperada, su madre ,Sarah Williment, cubrió a su hijo de cuatro años llamado Jack con abrigos en un intento de mantenerlo caliente y cómodo.

Cuando finalmente fue trasladado a una sala, el pequeño tuvo que soportar otras cinco horas antes de que se encontrara una camilla.

En una entrevista exclusiva con el Mirror, Sarah, dijo sobre el personal médico: “Estoy frustrada por el sistema y la falta de camillas, lo que supongo que se debe a la falta de financiación del NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido) para prestar los servicios necesarios”.

Sarah, la madre de dos niños, llevó a Jack a su médico de cabecera el martes de la semana pasada después de que se enfermara.

El mentor de la enseñanza dijo: “Jack había estado muy enfermo durante seis días. Estaba vomitando, tenía diarrea y fiebre y tosía”.

“Una vez fuimos al médico de cabecera y pensaron que era un virus”.

Pero cuando Jack no mejoró y se negó a comer, Sarah volvió a la cirugía, donde el médico llamó a una ambulancia, temiendo que tuviera neumonía.

Unas horas más tarde le dijeron que la camilla la requería otro paciente.

“No paraba de pedirme que me acostara. Estuvo sin cama durante cuatro horas y media”.

“Necesitaba ir a dormir y necesitaba acostarse. Empezó a dormirse y terminó durmiendo sobre un montón de abrigos.

“No había camilla para él en la habitación o en algún pasillo, así que solo tenía que dormir en el suelo”.

Sarah, de Leeds, añadió: “No tengo ningún problema con los médicos y las enfermeras, eran gente realmente encantadora y quiero dejar esto claro”.

“Solo sentía desesperación. Estaba tan enfermo y no sabía por qué estaba enfermo.

“Pensé que si tenía neumonía, acostarse en un suelo frío no le serviría de nada. Estaba tan gris, parecía tan enfermo”.

A las 10 de la noche, Jack fue llevado a la Unidad de Evaluación y Tratamiento Infantil del hospital, donde esperó por cinco horas y lo sometieron a una serie de pruebas.

Dijo que su hijo estaba “confundido y exhausto”.

“No paraba de decir: ‘Quiero ir a dormir’. Estaba tendido en un colchón de plástico con una hoja de papel tirada sobre él”.

El problema es que ellos (los médicos) estaban muy ocupados y no había suficientes camas. Parecían estresados y bajo presión”.

A las 3 de la mañana, Jack finalmente consiguió una cama en la sala y durmió durante unas horas, con su madre sentada en un asiento a su lado.

Más tarde esa mañana se confirmó que tenía gripe y amigdalitis y se le permitió regresar a casa a la hora del almuerzo, donde se ha recuperado lentamente.

“Me gustaría dar las gracias a los médicos, a las enfermeras y a los asistentes de salud porque fueron muy buenos”.

“Pero estoy enojada por la falta de fondos y la falta de camillas porque creo que eso les está fallando a nuestros hijos”.

La Dra. Yvette Oade, Directora Médica de Leeds Teaching Hospitals NHS Trust dijo: “Nuestros hospitales están muy ocupados en este momento y lamentamos mucho que la familia de Jack haya tenido que esperar mucho en nuestro Departamento de Urgencias”.

“Nuestro Director Ejecutivo Julian Hartley ha hablado con la madre de Jack y le ha ofrecido una disculpa personal”.

“Hemos visto un aumento significativo en el número de personas que visitan nuestro Servicio de Urgencias Pediátricas, y esta semana hemos visto las mayores asistencias que hemos visto desde abril de 2016”.

“A pesar de ello, nuestro personal trabaja incansablemente para proporcionar la mejor atención posible bajo estas presiones extremas”.

“Jack fue evaluado rápidamente a su llegada y atendido en dos salas de tratamiento clínico diferentes en el Departamento de Urgencias Pediátricas”.

“En un plazo de cuatro horas se tomó la decisión de admitir a Jack en nuestra Unidad de Evaluación y Tratamiento de Niños (CAT, por sus siglas en inglés) para que fuera monitoreado durante la noche”.

“Desafortunadamente, la unidad también estaba experimentando niveles excepcionalmente altos de demanda, lo que significaba que Jack tenía que esperar en la sala de tratamiento clínico del Departamento de Urgencias Pediátricas hasta que hubiera una cama disponible”.

“Jack fue admitido en la Unidad CAT más tarde esa misma noche y fue dado de alta a la mañana siguiente después de una revisión médica”.

“Lamentamos mucho que solo hubiera sillas disponibles en la sala de tratamiento y que no hubiera camillas. Esto está por debajo de nuestros altos estándares habituales, y por ello nos gustaría disculparnos sinceramente con Jack y su familia”.

“Estamos aumentando la disponibilidad de camas en nuestro Hospital de Niños y nuestra Unidad de Evaluación y Tratamiento de Niños se reubicará en un área más grande en el nuevo año”.

“Seguimos desarrollando los planos de nuestro nuevo Hospital Infantil en Leeds, que se construirá en 2025”.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds