MEMPHIS.-Una familia se va a casa justo a tiempo para Navidad después de enterarse de que el cáncer en etapa 4 de su hija estaba en remisión.

Cuando su hija Chloe, que entonces tenía 12 años, comenzó a cojear, Shawn Cress, su padre, pensó que solo necesitaba terapia física. Eso fue en junio de 2018.

La cojera se convirtió en fiebre, lo que condujo a pruebas de laboratorio en el consultorio del médico que “no se veían bien”, recuerda Shawn. Y para entonces, Chloe tenía dolor de espalda.

Los médicos le dijeron a la familia que Chloe tenía rabdomiosarcoma alveolar, un cáncer poco frecuente que se forma en el tejido blando del músculo esquelético o en órganos como la vejiga o el útero.

“Simplemente te asusta”, dijo el padre de Chloe, al diagnóstico en junio de 2018. “Solo piensas: ‘Voy a perder a mi hija’. Y es realmente impotente, porque no hay nada que puedas hacer.”

La familia tuvo que trasladarse rápidamente a Memphis para que Chloe pudiera continuar el tratamiento en el Hospital de Investigación Infantil St. Jude, a más de siete horas de su hogar en Kingsport.

Chloe, ahora de 14 años, dijo que estaba preocupada al principio.

“Me preocupaba que algo le sucediera a toda la familia por mi culpa”, dijo a la cadena CNN. “Me refiero a problemas de dinero, y todo tipo de cosas así. Incapaz de tener la misma casa en la que crecí, tener mis perros, tener todo lo que amo”.

Los días de escuela y trabajo fueron reemplazados por citas médicas, a veces pasando hasta 14 horas en un día en el hospital.

Chloe extrañaba especialmente a sus dos perros, Buu y Rollie. Llegar a ver a sus perros todos los meses fue siempre la parte más estimulante.

La Navidad pasada, la familia pudo regresar a casa por unos días, pero tuvieron que conducir de regreso a St. Jude el día de Navidad para las citas el 26 de diciembre de 2018.

“Este (año) es más emocionante porque es para bien”, dijo Shawn.

La semana pasada, los médicos le dijeron a Chloe que después de una batalla de casi dos años, su cáncer había entrado en remisión.

Después de 18 meses, dijo que irse a casa se siente “surrealista”. Hubo días en que no sabían que llegaría este día.

Chloe dijo que se siente aliviada por finalmente irse a casa. No podrá volver a la escuela de inmediato, y probablemente estará en cama al menos por el resto del año escolar.

Pero eso no importa. Ella dice que espera finalmente pasar un tiempo de calidad con sus perros, y tal vez también adoptar otro.

Fuente: El imparcial.

Te puede interesar: Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Ad will display in 09 seconds