Redacción BLes – Una señora de Georgia se alegró mucho cuando su madre, afectada por el Alzheimer, reconoció su nombre en un vídeo viral de YouTube, aunque tiene una hermana gemela idéntica.

Kelly Gunderson, de Georgia, dice que su madre de 87 años, Daphne Tresher, tiene la enfermedad de Alzheimer, pero “sabía quién era, aunque sólo fuera por un momento”.

Gunderson, peluquera y casada con dos hijos, reveló que no esperaba una respuesta así cuando pulsó por primera vez el botón de grabación una semana antes.

“Nunca sé lo que voy a obtener cuando hablo con ella”, explicó Gunderson. “Simplemente lo estaba disfrutando. Y entonces, cuando dijo mi nombre -y tengo una hermana gemela idéntica-, cuando dijo ‘Kelly’, me pilló desprevenida”.

La forma más frecuente de demencia es la enfermedad de Alzheimer. Según Spotlight, se calcula que en 2020 5,8 millones de estadounidenses padecieron esta enfermedad.

Los cambios persistentes de humor o de comportamiento, el extravío de cosas, la falta de juicio y la pérdida de memoria son los indicios más típicos del Alzheimer.

“¿Crees que me acostaré aquí con cualquiera?” le preguntó Gunderson a su madre en el conmovedor vídeo.

“No. Creo que querrás tener un amor por ellos si quieres”, respondió su madre.

El amor de madre e hija no se ha desvanecido en absoluto. Tresher se da cuenta de que Gunderson la quiere y ella quiere a su hija a cambio, aunque la madre no siempre reconozca a Gunderson.

Gunderson intentó una vez más revivir la memoria de su madre. Finalmente, Gunderson le pregunta a su madre si recuerda su nombre a los 40 segundos de la grabación de 90 segundos de las dos acostadas en la cama.

“Kelly”, dice su madre, lo que hace que Gunderson levante la cabeza de la almohada, sobresaltada.

“¡Sí, mamá!”, dijo la hija. “Sí, soy Kelly”.

Todos se dieron cuenta de que, si bien el Alzheimer puede quitarle la memoria a una persona, no le quita del todo el vínculo o el amor de ese momento.

Tresher continuó. “Bueno, yo quiero a Kelly”, y preguntó: “¿Y no te llamé Kelly?”.

Gunderson respondió: “¡Sí, lo hiciste!” con una risa compartida.

“Pues yo te quiero, Kelly”, añadió su madre.

“Te quiero, mamá”, dijo Gunderson.

Gunderson, más adelante en el vídeo, le preguntó por los pensamientos de su madre.

“Bueno, te estoy amando”, dijo Tresher.

“Yo también te quiero, mamá”, respondió la hija.

Tresher continuó preguntando: “Oh, bueno, las dos estamos haciendo lo mismo, ¿no?”. Con una interacción tan bonita, el vídeo llegó a su fin.

Gunderson tuvo que adaptar su forma de ver y comunicarse con su madre cuando tuvo la enfermedad en 2003.

“En las primeras etapas, [las personas con Alzheimer] se repiten, una y otra vez, y tienen esa memoria a corto plazo en la que no recuerdan la conversación que acabas de tener”, dijo según Today.com. “Es un poco agravante porque no te das cuenta [de que tienen la enfermedad]. Luego, cuando te das cuenta, y en la última etapa, es la nueva normalidad, y simplemente te enfrentas a ella. Quiérelos de todos modos, y ámalos a través de ello”.

La autora Lisa Genova, experta en Alzheimer, dijo que no le sorprendió el vídeo, pero no por ello deja de ser menos conmovedor o importante.

“No intentes conseguir nada más que conectar emocionalmente”, explicó Genova. “Probablemente tendrás muchos momentos que se sientan mutuos y recíprocos y significativos. La madre [de Gunderson] reconoció el amor antes de reconocer el nombre de su hija”.

Amy Laurence – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.