Una cartero de Pensilvania, Estados Unidos, le dio a una familia un regalo de Navidad invaluable cuando respondió al deseo de un niño de nueve años de tener comida y ropa para su familia.

Melissa Stinsman, empleada de la Oficina Postal de Bloomsburg, disfruta respondiendo las adorables cartas de los niños a Santa durante la temporada de fiestas.

La mujer, de 26 años, pasa voluntariamente cuatro horas después de su turno contestando las cartas como Kris Kringle del Polo Norte.

Ella le dijo a Yahoo Lifestyle: “Por lo general les digo a los niños que mantengan sus calificaciones y que escuchen a sus padres. Uno pidió un kit de ciencias, así que le dije que un día podría convertirse en científico”.

Pero una carta que recibió de un niño le llegó al corazón y le dejó un impacto duradero.

“Querido Santa”, la nota decía: “¡Voy a empezar con las tres cosas más importantes que realmente quiero!”.

Entre esos artículos había regalos típicos como un teléfono y un trampolín, pero el niño también dejó estrellas junto a “comida para la familia” y “ropa para la familia”.

También se incluyeron en el sobre otras dos cartas dirigidas a Santa.

Una de ellas decía: “Querido Santa, el año pasado no te fijaste en mí. Así que este año espero que te fijes en mí. Y este año seré bueno, promesa de meñique”.

‘”Santa, te quiero con todo mi corazón. Creo en ti. Santa, eres como la gelatina de mi mantequilla de maní”, continuó.

Una carta separada fue escrita por su hermano de cinco años.

“Cuando leí la carta, lloré”, dijo Stinsman, agregando que ella quería ayudar pero el sobre no tenía remitente.

Afortunadamente, el niño dio su nombre completo y después de preguntar, otro cartero reconoció el apellido en su ruta.

El martes, Melissa llamó a la puerta de la familia con una oferta reconfortante.

“Le dije: ‘Hola, esto suena raro pero trabajo para la oficina de correos y recibí la carta de su hijo. Me gustaría ayudarlos este año'”, dijo.

La madre respondió: “¿Esto es real?”.

Inicialmente Melissa planeó comprarle a la familia una tarjeta de regalo de $50 dólares, pero cuando se supo de la carta del niño, varias personas quisieron colaborar.

En la oficina de correos se inició un fondo común de dinero y los miembros de la comunidad comenzaron a donar artículos, incluyendo ropa, juguetes y tarjetas de regalo.

“Recaudamos unos 500 dólares y la gente dejó comida en la oficina de correos”, dijo la mujer.

Melissa entregará las tarjetas de regalo a una tienda de comestibles local con tiempo suficiente para que la familia prepare la cena de Navidad y los paquetes restantes serán llevados a la casa de la familia en la víspera de Navidad.

“Quiero que crean que vienen de parte de Santa”, dijo.

La joven espera iniciar una tradición navideña, diciendo: “Es factible si todos se unen”.

Te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds