Una madre desconsolada, cuyos tres hijos murieron atropellados mientras caminaban hacia su autobús escolar en 2018, se abalanzó sobre el conductor durante la sentencia en el tribunal esta semana.

La mujer de Indiana, Estados Unidos, Alyssa Shepherd, de 25 años, fue sentenciada a cuatro años tras las rejas, tres años después en arresto domiciliario y luego tres años de libertad condicional el miércoles por el trágico accidente en una parada de autobús en octubre de 2018.

Su licencia de conducir también será suspendida por los próximos 10 años.

En el accidente, Shepherd no bajó la velocidad al ver un autobús escolar en la carretera Indiana 25 en las afueras de Rochester el 30 de octubre de 2018, y como consecuencia atropelló y mató a Alivia Stahl de 9 años y a sus hermanos gemelos de 6 años, Xzavier y Mason Ingle.

Durante la tensa sentencia, la madre de los niños, Brittany Ingle, se abalanzó sobre Shepherd en la sala del tribunal y, según se informa, la golpeó en la cara, según recogió el medio local WPTA.

Ingle tuvo que ser sujetada y fue sacada de la sala con esposas y acusada preliminarmente de un delito menor de agresión.

Shepherd se disculpó en la corte cuando le dieron su sentencia de 10 años.

“Este será el día más difícil de mi vida”, dijo Shepherd al juez mientras las emociones se agudizaban en la corte. Se disculpó con las víctimas y dijo a la corte que “su corazón se rompe por la pérdida de la familia”.

El abogado de Shepherd pidió una sentencia suspendida, lo que significa que no se cumplirá ningún tiempo tras las rejas. Pero los familiares de las víctimas pidieron una sentencia máxima de 21 años y medio tras las rejas.

El esposo de Shepherd argumentó que la sentencia afectaría a su familia si ella cumplía su condena en prisión ya que la pareja comparte dos hijos pequeños, según informó WSBT.

La familia de los tres niños asesinados respondió diciendo que ya estaban cumpliendo una sentencia de por vida que no habían pedido.

Finalmente, la familia de las víctimas quedó decepcionada con la sentencia.

Durante el juicio Shepherd testificó a su favor y describió que la mañana del accidente estaba muy oscura cuando ella conducía su camioneta Toyota.

El conductor del autobús tenía el brazo de parada del vehículo y las luces intermitentes activadas en el momento del accidente.

Shepherd dijo que vio luces intermitentes en la distancia cuando se acercó a la carretera desde el norte y se encontró con un autobús escolar que iba en dirección opuesta y que se detuvo para recoger a los niños pequeños.

Maverik Lowe, de once años, que no tenía relación con los hermanos, también fue golpeado pero sobrevivió.

Los fiscales dijeron que dadas las circunstancias y que es la primera vez que comete un delito, no sería apropiado darle la máxima sentencia.

Como resultado del choque, Indiana aprobó una nueva legislación que reforzó las penas para los conductores que ignoren las señales de las paradas de autobuses.

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds