Ella actualmente vive en una provincia en el noroeste de Sudáfrica. Nació en una finca de maíz y fue la mayor de 12 hermanos.

Sudáfrica.- Johanna Mazibuko celebró su cumpleaños número 128 el miércoles pasado. Esto podría haberla hecho la persona viva más longeva del mundo

Ella actualmente vive en una provincia en el noroeste de Sudáfrica. Nació en una finca de maíz y fue la mayor de 12 hermanos, de los cuales tres siguen con vida hasta hoy. 

Johanna creció como analfabeta. Le contó a News24 que ella y su familia vivían muy bien en las granjas. “No había problemas”, expresó.

De las cosas que recuerda de su infancia, Johanna relató que una vez hubo una plaga de langostas en las granjas: “Había algunos que podíamos atrapar y comer. Era como si estuvieras comiendo carne”, contó. “Simplemente los freímos y los comimos así, solos”.

La dieta de su niñez consistió, relató Johanna, principalmente en leche fresca y espinacas silvestres. Ella dijo: “Ahora como comida moderna. Estoy acostumbrada, pero extraño la comida con la que crecí”.

Johanna se casó con un hombre viudo, mayor que ella, llamado Stawana Mazibuko, pero confiesa que ya no recuerda a qué edad sucedió. 

Ella dijo: “Estaba casada con un hombre mayor. Su primera esposa había muerto. Él era un hombre independiente.Tenía un carruaje tirado por caballos y vacas. Yo ordeñaba las vacas y hacía mantequilla para vender. Ese señor me trató muy bien y me hizo olvidar mi vida antes que él. No me faltaba nada”.

Johanna tuvo siete hijos con Stawana. Actualmente, viven dos de ellos. Además de sus dos hijos, Johanna cuenta con unos 50 nietos y bisnietos.

Después de casarse, Johanna se ganaba la vida haciendo trabajo doméstico para dueños de fincas.

Ella dijo: “Planché y limpié; la gente fue amable. Esa es la vida a la que quiero volver. No sé por qué vine a Jouberton porque la vida aquí es dura. Cuando no tienes dinero, sufres. En las fincas, vivíamos de las cosas que cultivábamos. También obtendríamos raciones. Al final del año, obtendríamos sacos de maíz e íbamos a venderlos y ganar dinero”.

Johanna en la actualidad tiene problemas para escuchar, pero aún puede ver. Incluso sigue moviéndose por la casa, apoyada por las paredes. 

Ella contó: “Mi cuerpo está rígido. Cuando camino, camino como un niño. Cuando la gente camina por las calles, miro a través de mi ventana y deseo poder ser como ellos“.

Johanna tiene una cuidadora llamada Thandiwe Wesinyana, que vive con ella desde 2001. Thandiwe explicó así su vínculo: “No puedo dormir cuando no estoy a su lado. Cuando regrese, ella también dirá que no pudo dormir. Ella dice que simplemente se sienta junto a la ventana mirando la puerta, preguntándose cuándo volveré“.

Fuente: elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.