Redacción BLes– A menos que sea un aficionado a la historia, es poco probable que sepa mucho sobre el Titanic más allá de la película de 1997.

Hay muchas cosas que no sabemos sobre lo que ocurrió en esa trágica noche; por lo tanto, es probable que la película no sea históricamente exacta.

La información más precisa que tenemos proviene de los relatos de los supervivientes del desastre.

Cuando el Titanic se hundió, perecieron 1.500 pasajeros y miembros del personal, incluido el único pasajero negro a bordo. Sólo 706 personas fueron rescatadas.

Joseph Philippe Lemercier Laroche, un ingeniero haitiano, subió al Titanic con su mujer y sus dos hijas.

Laroche, como muchos otros en el barco, buscaba trabajo. Decidió que viajar al extranjero le proporcionaría las mejores oportunidades laborales.

Nacido en el seno de una familia de élite, en la que uno de sus antepasados fue el líder de la Revolución Haitiana y el primer dirigente del Haití libre, Laroche tenía unos zapatos muy grandes que llenar.

Su madre decidió no criarlo en Haití y lo envió a Francia para que recibiera la mejor educación posible.

Le recomendamos: La CONTUNDENTE respuesta de PUTIN cuando un periodista de la CNN le preguntó sobre TRUMP

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Más tarde, Laroche se casó con Juliette, una mujer blanca francesa. Juliette se enteró de que esperaba otro hijo a principios de 1912.

A pesar de su excelente educación, Laroche no pudo conseguir trabajo debido a la discriminación racial del país en aquella época.

El embarazo de Juliette aceleró los planes de viaje de la familia, que estaban previstos para finales de año.

Laroche había planeado originalmente que su familia viajara en primera clase a bordo del barco La France. Pero, en el último momento, cambió de opinión y compró billetes de segunda clase para el Titanic.

Esta elección se debió a las estrictas normas de comedor de La France, que prohibían a los niños comer con sus padres durante el viaje.

Como familia interracial, los Laroch habían recibido su cuota de abuso racial.

En el Titanic no fue diferente, excepto que la familia se enfrentó a un desafío aún más severo.

El Titanic chocó con un iceberg justo antes de la medianoche del 4 de abril de 1912. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con este aspecto de la historia.

Y los pasajeros sólo tenían unos minutos para llegar a los botes salvavidas en esta situación.

Laroche se aseguró de que su mujer y sus dos hijos estuvieran en uno de los botes, donde fueron recogidos por un barco cercano que respondía a la llamada de socorro.

El valiente padre Laroche nunca se reunió con su familia.

Aunque el cuerpo de Laroche nunca se encontró, se supone que fue una de las 1.500 víctimas del barco.

El joven, que sólo tenía 25 años, tenía toda su vida por delante. Sin embargo, había salvado a su familia, y eso era algo que había que recordar.

Juliette se convirtió en empresaria, y sólo conocemos la trágica experiencia de la familia gracias a una entrevista concedida por su hija, Louise.

Oliver Cook – BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.