El pasado 7 de diciembre, un hombre de 38 años perdió la vida por hipotermia en la provincia tailandesa de Bueng Kan después de dejarle las tres mantas que poseía a su hija de 8 años.

Según informa The Bangkok Post, algunas provincias del norte del país están experimentando una inusitada bajada de temperaturas a causa de una ola de frío procedente de China, que ha llegado a bajar los termómetros hasta los 9 grados durante la noche y que se ha cobrado ya tres vidas.

Una de ellas es la de Prasarn Homthong, un hombre divorciado que vivía con sus dos hijas en una vivienda en construcción que aún no disponía de puertas ni ventanas. Debido al frío, Homthong le dio las tres mantas a su hija Panwira pensando que podría soportar las bajas temperaturas.

En algún momento de la noche, Panwira se despertó y colocó una de las mantas sobre su padre, que dormía únicamente con una camisa de manga larga y pantalones cortos, al verle acurrucado por el frío, pero para entonces ya estaba muerto.

Un médico forense confirmó el fallecimiento y que este se había debido efectivamente a la hipotermia.

Fuente: 20 minutos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Informe especial: ‘Bodies’, la macabra exposición de cadáveres plastinados

videoinfo__video2.bles.com||6c0e23ceb__

Ad will display in 09 seconds