Randy Etter y su perro Géminis han estado juntos desde que Géminis era un cachorrito. Ya han pasado dos años y aun siguen siendo los mejores compañeros.

Así que cuando Etter se enteró de que podía perder a Géminis, prometió hacer absolutamente todo lo que pudiera para salvar su vida.

Géminis estaba jugando con la hija de la novia de Randy hace cuatro semanas, y el bebé pensó que era graciosísimo tirar continuamente su biberón de su corralito en Géminis.

El perro lo recogía cada vez y su dueño se lo quitaba rápidamente, se lo lavaba y se lo devolvía al bebé, pero en algún momento, se apoderó del biberón sin que se diera cuenta y terminó comiéndose la parte de arriba de él.

Nadie tenía idea de que Géminis se había tragado algo que no debía, hasta que empezó a ponerse muy enfermo.

“Empezó a hacerse más lento y no creí que eso fuera normal, simplemente se acostó a mi lado y me siguió a todas partes”, dijo Randy a The Dodo. “Sentí como si dijera: ‘Ayúdame'”.

Cuando Géminis comenzó a vomitar descontroladamente, supo que algo estaba muy, muy mal, e inmediatamente lo llevó al veterinario. Desafortunadamente, al principio, nadie podía decirle con seguridad qué le pasaba a su mascota.

“Perdí mi trabajo conduciendo de veterinario en veterinario y parecía que no iba a llegar a ninguna parte ni conseguir la ayuda que necesitaba a tiempo”, dijo Etter. “Fue realmente una de las cosas más aterradoras con las que tuve que lidiar”.

Finalmente, un veterinario pudo confirmar que el perro tenía algo dentro de él y que necesitaría cirugía, que costaría $4.500 dólares, dinero que Randy definitivamente no tenía.

Perder a Géminis no era una opción, así que decidió poner su coche a la venta para tratar de recaudar al menos parte del dinero para salvar la vida de su compañero.

“Iba a gastar cada dólar que ganara con la venta de autos en su cirugía”, afirmó Randy. “Estaría devastado si perdiera a mi mejor amigo”.

Eventualmente, un amigo pudo prestarle $2.000 dólares, pero aún así no fue suficiente, hasta que una organización benéfica local se enteró de su difícil situación y decidió hacer todo lo posible para ayudar a Randy y Géminis.

La organización S.O.A.R. (Street Outreach Animal Response) se enteró de lo que le estaba pasando y pudo recaudar casi $3.000 dólares en donaciones que solo querían ayudarlos a continuar su vida juntos.

Con todo el dinero donado, Géminis pudo someterse a la cirugía y rsultó un éxito.

El perrito se está recuperando bien. Randy está muy agradecido a todos los que le ayudaron a mantenerlo con vida, y no puede imaginar lo que habría hecho sin el apoyo de todos.

“Significa mucho para mí”, dijo el hombre. “Es mi mejor amigo. Siempre está ahí para mí, solo quería poder devolverle el favor y estar ahí para él”.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds