Brad Hassig estaba realizando ejercicios de respiración de rutina cuando se desmayó en la piscina. Su hijo Christian dijo: “Me di cuenta de que no estaba bien, porque estaba acostado de lado y su cara comenzaba a ponerse azul”.

ALABAMA.- Unos gemelos de 10 años de edad, junto con un amigo, salvaron a su padre que estuvo a punto de ahogarse en la piscina de su patio. Los niños lo sacaron del agua y le practicaron RCP, utilizando técnicas que habían visto en una de sus películas favoritas. 

De acuerdo con NBC News, Brad Hassig estaba realizando ejercicios de respiración de rutina cuando se desmayó en la piscina. Su hijo Christian dijo: “Me di cuenta de que no estaba bien, porque estaba acostado de lado y su cara comenzaba a ponerse azul”.

El otro hijo de Hassig, Bridon, junto con su vecino Sam Ebert, entró en acción. “Sam y yo nos sumergimos en el agua, lo agarramos del brazo y lo empujamos hacia los escalones”, dijo Bridon. 

“La mano de Dios estuvo en todo”

Los niños no tenían teléfonos propios y se dieron cuenta de que el celular de su papá estaba bloqueado; su mamá no estaba en casa. Así que Christian corrió a la casa de un vecino, pero no había nadie. Le hizo señas a un conductor que pasaba por la calle y le pidió que llamara al 911. 

Mientras tanto, Bridon decidió confiar en el procedimiento de RCP que aprendió de una escena de la película “The Sandlot”, y funcionó. 

“Escuché ‘papi, papi, vuelve’”, dijo Hassig. “Todo el mundo estaba por todas partes, había socorristas… Fue una locura”.

Hassig fue llevado al hospital y se recuperó. Él está convencido de que los niños tuvieron ayuda sobrenatural.

“No hay forma física de que hayan podido sacar a un hombre de 185 libras del agua de esa manera”, dijo. “Y para saber y hacer lo que todos ellos hicieron perfectamente, para correr tan rápido como lo hicieron, creo que la mano de Dios estuvo en todo”.

Fuente: elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.