Un bebé recién nacido que había sido secuestrado de un hospital de Chicago, Estados Unidos, en 1964 se encuentra viviendo en la zona rural de Michigan 55 años después.

El bebé -una vez hijo de Chester y Dora Fronczak- había sido secuestrado del Hospital Michael Reese el 26 de abril de 1964.

Una mujer vestida de enfermera lo sacó de la habitación de su madre diciendo que lo iba a llevar a ver a un médico pero nunca regresó.

Durante los dos años siguientes, el FBI y la policía local realizaron una extensa búsqueda del niño. El caso se cerró finalmente en 1966 cuando se notificó a las autoridades sobre un niño de dos años abandonado en un centro comercial de Nueva Jersey que se le parecía.

Los Fronczaks se reunieron con el niño que creían que era su hijo, aunque su identidad no pudo ser confirmada porque fue décadas antes de la invención de las pruebas de ADN.

Paul Fronczak tenía 10 años cuando se enteró de que había sido secuestrado cuando era niño. Casi cuatro décadas después, en 2012, se sometió a una prueba de ADN que demostró que no era hijo de Chester y Dora, reavivando el misterio que rodeaba lo que había sucedido con el hijo biológico de la pareja.

Periodistas de investigación de WGN se propusieron encontrar al verdadero Paul Fronczak. El miércoles, la emisora reveló que lo habían localizado en un pequeño pueblo de Michigan, donde vive con un nombre diferente.

El hombre, cuyo nombre no fue revelado por WGN porque es víctima de un crimen, dijo que estaba al tanto de la evidencia que prueba que es el mismo niño secuestrado del hospital de Chicago hace más de medio siglo.

Dijo que se enteró de su verdadera identidad cuando el FBI se puso en contacto con él hace unos meses, y que todavía está digiriendo la noticia.

Además, no dijo si planeaba conectarse con su madre biológica, Dora. Nunca tendrá la oportunidad de conocer a su padre, Chester, que murió hace varios años.

La portavoz del FBI en Chicago, Siobhan Johnson, declinó hacer comentarios cuando la WGN le preguntó si la oficina ha confirmado si el hombre en Michigan es Paul Fronczak.

“Hace varios años, el FBI reabrió la investigación sobre la desaparición de Paul Joseph Fronczak”, dijo Johnson en un comunicado.

“Nuestra investigación sobre este asunto sigue en curso mientras continuamos siguiendo todas las pistas”.

“Pedimos privacidad para las víctimas mientras continuamos investigando los hechos que rodean este caso’.

Dora, que vive en los suburbios de Chicago, también se negó a hacer comentarios.

Paul Fronczak, criado por Dora y Chester, habló sobre su búsqueda de su verdadera identidad en una entrevista el año pasado.

Paul, ahora un padre de 55 años, le dijo a The Sun que había albergado dudas de que Dora y Chester fueran sus padres biológicos durante años después de enterarse del secuestro cuando tenía 10 años.

Le compartió a sus padres sobre sus sospechas en el 2012, y ellos acordaron hacer una prueba de ADN para determinar la verdad sobre su identidad.

Dora y Chester más tarde cambiaron de opinión y le pidieron a Paul que no hicieran tal prueba, pero él lo envió de todos modos, cuando de pronto no pudo contactarse con ellos.

Paul explicó que sus padres dejaron de hablarle durante un año porque él no hizo caso a lo que le habían pedido.

Curioso por saber quiénes eran sus padres biológicos, Paul contrató a una genealogista genética, Cece Moore, para que los localizara. En 2015, se enteró de que su nombre de pila al nacer era Jack Rosenthal.

Paul dijo que se acercó a la familia Rosenthal y conoció algunos secretos oscuros sobre sus padres biológicos.

Según Paul, su madre biológica era alcohólica y su padre biológico era ‘un veterano perturbado’. Ambos están ahora muertos.

Paul dijo que los miembros de la familia le dijeron que tenía una hermana gemela, llamada Jill, que desapareció después de haber sido presuntamente descuidada por sus padres biológicos. La familia Rosenthal nunca supo lo que le pasó a Jill, y ella sigue desaparecida.

“Esperaba sentir una felicidad absoluta cuando finalmente supiera mi verdadera identidad”, dijo. “Pero eso no fue lo que pasó, porque en el siguiente respiro me enteré de que yo también tenía una hermana gemela que había desaparecido”.

“La única razón por la que comencé este viaje fue para encontrar al hijo secuestrado de mis padres, Paul. Si averiguaba quién era yo en el proceso, eso era una ventaja. Nunca imaginé que este misterio se haría más grande a medida que encontráramos más respuestas”.

Después de descubrir finalmente su propia identidad, Paul comenzó a indagar en el niño con el que se lo confundió, el verdadero Paul Fronczak.

Durante la entrevista del 2018 dijo que la pista más fuerte que tenía involucraba a alguien que había fallecido en Texas hace muchos años.

“También tenemos nuevas pistas que llegan cada semana, y vamos a seguir rastreándolas hasta que encontremos al verdadero Paul”, dijo a The Sun.

En 2014, un hombre llamado Sam Miller se presentó y sugirió que él podría ser el verdadero Paul Fronczak después de ver un boceto de cómo sería el niño desaparecido con él mediante la técnica de progresión de edad, y resultó que tenía un parecido chocante con él mismo.

Miller creció en un suburbio en las afueras de Chicago, pero no se enteró de que era adoptado hasta principios de este año, después de que los médicos le dijeron que su enfermedad renal, contra la que había luchado durante años, había empeorado seriamente.

Llamó a un primo para pedirle información sobre el historial médico de la familia y el primo le dijo que era adoptado y que no había tal historial.

Miller, que está casado y tiene dos hijos, tiene una enfermedad renal en etapa terminal y encontrar a su verdadera familia se ha convertido en un asunto de vida o muerte.

“Así que aquí estoy. Y espero poder encontrar un riñón, encontrar a mi familia y seguir con mi vida’, dijo Miller a ABC News.

“Porque estoy cerca del final’.

Desafortunadamente, los papeles originales de adopción obtenidos de una oficina del gobierno en Chicago demostraron que Miller no era Paul Fronczak.

La revelación en 2013 de que el verdadero Paul Fronczak seguía desaparecido también renovó la especulación sobre la mujer responsable del secuestro.

Después de que el noticiero ABC News transmitió un especial de investigación sobre el caso, un residente de Chicago de 64 años de edad llamado Johnnie Harbaugh contactó al medio y sugirió que su madre, Linda Taylor, podría haber sido la responsable.

Taylor se convirtió en una de las figuras más despreciada de la década de 1970. La mujer fue acusada de cometer innumerables crímenes contra el sistema de salud usando 100 alias y 50 direcciones falsas.

“Mi madre era capaz de cualquier cosa. No solo de robar un bebé, sino de robarte a ti”, dijo Harbaugh al ABC de Taylor. “Ella era esa clase de mujer. Ya sabes, hacía lo que fuera necesario para sobrevivir”.

Después de que le mostraran una foto del niño de un día Paul Fronczak, Harbaugh afirmó que vio al bebé por primera vez cuando su madre lo llevó a su casa un día de 1964. Harbaugh recordó que solía jugar con el bebé, al que llamaban “Tigre”.

La mujer, que murió hace 12 años de un ataque al corazón, era conocida como una maestra del disfraz.

Nacida como Martha Miller o Martha Louise White, la mujer morena de tez ligeramente oscura podía hacerse pasar por caucásica, judía, afroamericana, asiática o puertorriqueña.

Según su hijo, la mujer a menudo descrita como un “camaleón” tenía una habitación en su casa dedicada enteramente a sus pelucas y disfraces, incluyendo ropa de enfermera y de médico.

En 1977, los planes y las mentiras de Taylor finalmente terminaron cuando la encontraron culpable de múltiples cargos de fraude a la asistencia social y fue sentenciada de dos a seis años por reclamar asistencia pública, Seguro Social y beneficios de veteranos usando identidades falsas.

Fue durante el juicio cuando se convirtió en sospechosa del secuestro de Paul Fronczak.

Según un informe, uno de los ex maridos de Taylor dijo que ella se presentó un día a principios de los 60 con un recién nacido.

Taylor nunca admitió el secuestro y nunca enfrentó cargos en relación con el caso de Fronczak.

Mirando hacia atrás en el calvario, Harbaugh dijo que su madre probablemente entregó al bebé Paul a uno de sus novios de Tennessee.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds