Cámaras frigoríficas, una mesa mortuoria y sillas rotas fueron los diferentes objetos que encontraron en su interior.

Unos exploradores urbanos de Reino Unido se toparon con un edificio abandonado a lado de la carretera y se animaron a echarle un vistazo, pero no tenían ni idea de los secretos que estaban a punto de descubrir.

Un “pequeño y dulce bungalow“, así fue como lo describieron para Daily Star. Pequeño si era, pero de dulce tenía poco. Cuando se adentraron en él, descubrieron que era una morgue

Estos exploradores urbanos encontraron tres habitaciones en su interior: la primera sala contenía cámaras frigoríficas vacías, que ahora solo albergan musgo y suciedad; la segunda contenía una mesa mortuoria de acero, y la tercera era un pequeño despacho que estaba lleno de sillas rotas y papeleo.

Los trabajadores descubrieron este lugar por casualidad, ya que su destino era otro. “Pasamos por delante de un hospital de camino a otra exploración y nos fijamos en el pequeño edificio de al lado. Como somos gente curiosa, decidimos echar un vistazo y, para nuestra sorpresa, nos habíamos metido en un depósito de cadáveres”.

Parece ser que esta morgue se utilizó, en su día, para almacenar cuerpos  humanos para un hospital del Reino Unido situado en las inmediaciones.

“No puedo ni empezar a describir lo inquietante y fascinante que era este sitio. Estos pequeños hallazgos son para lo que vivimos“, concluye uno de los exploradores.

Las fotos del edificio fueron compartidas por Urbexcr, que viaja por todo el país aventurándose en interesantes edificios y estructuras abandonadas, documentando sus hallazgos. 

Los usuarios de las redes sociales han quedado fascinados con este lugar y han compartido sus opiniones: “Fabulosas fotos, siento una calma abrumadora en el lugar. Me encantaría visitarlo“, dijo uno. “Bonito bungalow, pero probablemente demasiado mórbido para que alguien quiera vivir en él“, comentaba un segundo.

Fuente: 20minutos.es

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.