Redacción BLes – Algunas marcas estadounidenses conocidas parecen ser de creación propia, pero cuentan con el apoyo de inversores chinos. Además, hay una asombrosa cantidad de corporaciones estadounidenses adquiridas, operadas o parcialmente controladas por compañías chinas.

General Electric

General Electric (GE) era una marca relativamente pequeña cuando se fundó en 1892. El negocio creció hasta convertirse en una gigantesca corporación especializada en muchos campos, desde la aviación, la sanidad, la energía e incluso el capital de riesgo.

Muchos estadounidenses se sienten confiados al comprar electrodomésticos de GE porque llevan el sello “Made in America”. Aun así, poca gente se da cuenta de que en 2016 GE acordó vender GE Appliances al grupo del régimen chino Haier por 5.400 millones de dólares.

El acuerdo facilita a Haier la venta de frigoríficos, lavadoras y otros electrodomésticos después de años de lucha por hacerse un hueco en Estados Unidos y otros países. Según el Wall Street Journal, Haier ha tenido el derecho de utilizar la marca GE para los electrodomésticos durante 40 años.

GE Appliances mantiene su sede en Louisville (Kentucky).

Tesla

Elon Musk es el director de Tesla y el mayor accionista, pero no está solo. Según datos de Bloomberg, el gigante del régimen chino de internet Tencent Holdings se unió a las filas de los gigantes del automóvil en 2017 con la adquisición de una participación del 5% en el fabricante de coches eléctricos Tesla por 1.800 millones de dólares, lo que convierte a la empresa del régimen chino en el quinto mayor accionista de Tesla.

La inversión de Tencent ha proporcionado a Tesla el flujo de efectivo que necesita mientras Tesla se prepara para lanzar el Modelo 3. Tencent también ayuda a Tesla a vender, o incluso construir, coches en el régimen chino, el mejor mercado automovilístico del mundo.

Joel Backaler, director general de Frontier Strategy Group, dijo al South China Morning Post: “Las empresas chinas suelen invertir en corporaciones que poseen tecnología avanzada en Estados Unidos, con la intención de llevar esas tecnologías a China.” Esta podría ser la explicación de la inversión de Tencent en Tesla debido al floreciente mercado en el régimen chino de vehículos eléctricos. Por otra parte, Tencent ha invertido en el fabricante de automóviles Nio y en la aplicación del régimen chino de transporte por carretera Didi.

IBM

Lenovo, una corporación tecnológica del régimen chino, adquirió la división de ordenadores personales (PC) de IBM -una corporación tecnológica multinacional con sede en Nueva York- por 1.250 millones de dólares en 2005, convirtiendo a Lenovo en el tercer mayor fabricante de PC del mundo.

En virtud del acuerdo de adquisición, Lenovo heredó la línea ThinkPad de IBM y utilizó el nombre de IBM en sus productos hasta 2010. Las PC de IBM son conocidas por su durabilidad, y en las campañas publicitarias, Lenovo ha intentado asociar la marca Lenovo con la reputación de IBM. Como resultado, el Wall Street Journal informó de que las ventas y los beneficios de Lenovo se dispararon tras la adquisición.

Sin embargo, en noviembre de 2007, los ThinkPad de IBM pasaron a llamarse Lenovo ThinkPad y el logotipo de IBM dejó de aparecer en los productos de la empresa china.

General Motors

SAIC-GM es una empresa conjunta creada en 1997 con un 50% de capital de inversión de SAIC, una empresa del régimen chino de fabricación de automóviles, y un 50% de General Motors (GM) de Estados Unidos.

Desde que se combinó con SAIC, GM “irrumpió” en el mercado del régimen chino y obtuvo enormes beneficios durante muchos años. Sin embargo, el precio que GM ha tenido que pagar no es menor.

En su camino, GM ha ayudado a SAIC a convertirse en un fabricante de automóviles de vanguardia con los mejores diseñadores, ingenieros y comercializadores. SAIC ha utilizado la experiencia y la tecnología de GM para transformarse en un gigante automovilístico mundial, desafiando a los fabricantes de automóviles de Estados Unidos y otros países.

En 2012, SAIC abrió su sede norteamericana en Birmingham (Michigan), a solo 32 kilómetros de la base de GM en Detroit. Actualmente, SAIC quiere impulsar sus operaciones en América Latina y Europa, dos mercados en los que GM ha operado durante mucho tiempo. Y sobre todo, el régimen chino quiere tener acceso a la tecnología avanzada de los coches eléctricos, algo que GM no quiere compartir, según el Wall Street Journal.

Lexmark International

En 2016, Lexmark International acordó su venta a inversores, entre ellos Apex Technology, con sede en el régimen chino, por 3.600 millones de dólares.

En los últimos meses, Lexmark anunció que ayudaría a las empresas estadounidenses y europeas a producir dispositivos que puedan ser supervisados a distancia, gracias al Internet de las Cosas.

El Internet de las Cosas (IoT) es una red que conecta cosas y dispositivos a través de sensores, software y otras tecnologías, lo que permite que los objetos y dispositivos recojan e intercambien datos entre sí y con un centro de control. Por ejemplo, Lexmark gestiona su red de Internet de las Cosas compuesta por 1,2 millones de impresoras de oficina, cada una con más de 100 sensores que controlan la tinta y otros detalles que afectan al rendimiento de la impresora.

En 2019, el Inspector General del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DODIG) criticó al Ejército y a la Fuerza Aérea por la compra de impresoras a Lexmark. La empresa con sede en el régimen chino fue acusada de tener conexiones con el ejército del régimen chino y los programas de espionaje nuclear y cibernético del país, informó ZD Net.

“Estas vulnerabilidades podrían permitir a los atacantes remotos utilizar una impresora Lexmark conectada para llevar a cabo ciberespionaje o lanzar un ataque de denegación de servicio en una red del Departamento de Defensa”, dijo el DODIG.

Un estudio de la Dra. Roslyn Layton actualizado en 2020 ofrece una advertencia similar. El estudio dice: “El hardware y el software fabricados por la [empresa] del régimen chino podrían facilitar la transferencia de datos al régimen, donde el Partido Comunista chino o las partes interesadas procesan los datos. … Lexmark ha sido denunciada por ignorar repetidamente las amenazas de ciberseguridad y de espionaje. Las impresoras de la empresa se utilizan como medio de penetración en la red. En las impresoras, uno de los dispositivos menos seguros del Internet de las Cosas, se almacenan datos sensibles en los discos duros de los trabajos de impresión que se realizan a diario.”

Amelia Jones – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.