Redacción BLesUna mujer de 70 años de Reino Unido casi descarta un anillo de diamantes de casi $3 millones de dólares pensando que era una baratija. 

Según informó la BBC, la mujer de Northumberland, que permanece en el anonimato, dijo que había encontrado el anillo mientras limpiaba su casa y que lo había adquirido junto a otros artículos que había comprado durante muchos años en las ventas de ‘baratijas’ pero no podía recordar bien dónde y cuándo había sido.

La mujer, que habitualmente hacía compras de cosas de poco valor, confundió el anillo con una simple joya y estuvo a punto de deshacerse de ella, pero por consejo de una vecina decidió llevarla a un joyero para que fuera evaluada.

Mark Lane, el subastador empleado de Featonby’s Auctioneers de North Shields, ciudad al nordeste de Inglaterra, a donde la mujer llevó el anillo declaró, que ella entró con una caja de joyas en la que tenía la pieza de diamante junto a su anillo de bodas y otros artículos de joyería de bajo valor.

Lane vio que la piedra era bastante grande, pero inicialmente pensó que la piedra grande consistía en circonio cúbico, un troquel de piedra sintética que se usa a menudo para imitar diamantes, por lo que lo mantuvo en su oficina durante varios días hasta que usó una máquina de prueba específica para diamantes.

“Luego lo enviamos a nuestros socios en Londres antes de que fuera certificado por expertos en Amberes, Bélgica, quienes confirmaron que es de 34 quilates”, dijo el subastador. 

También mencionó que la valoración de la joya fue un shock para él, y que era por lejos el artículo de mayor valor que había ingresado a su negocio desde que lo adquirió hace 5 años.

“El color, la claridad, el tamaño… para encontrar un diamante de 34 quilates está fuera de escala”, dijo sobre la piedra preciosa valuada en $2.741.520 aproximadamente.  

La gema que permanece bajo llave en la joyería Hatton Garden de Londres, será subastada el 30 de noviembre.

La afortunada mujer jubilada, se alegró de haber descubierto un diamante luego de una compra de baratijas que era algo que le encantaba hacer, y que nunca se le pasó por la cabeza que la pieza podría ser un diamante real.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.