Dos bomberos que murieron mientras luchaban contra los incendios forestales en Nueva Gales del Sur, Australia, eran padres que habían sido voluntarios durante más de una década.

Andrew O’Dwyer y Geoffrey Keaton murieron cuando su camión se salió de la carretera tras chocar con un árbol caído en Buxton, al sur de Sydney.

O’Dwyer, de 36 años, y Keaton, de 32, han sido recordados como héroes por sus colegas y por el Primer Ministro.

“Defendieron valientemente su comunidad con un espíritu inigualable y una dedicación que los distinguirá para siempre entre nuestros australianos más valientes”, dijo el Primer Ministro Scott Morrison en una declaración.

“Su sacrificio y servicio salvando vidas y salvando propiedades serán recordados para siempre. Les deseo a los heridos todo lo mejor en su recuperación”.

Horas antes de su muerte, O’Dwyer -padre de tres hijos- compartió un video de él y un colega luchando contra el fuego.

Por su parte, Keaton había ascendido al puesto de capitán adjunto después de unirse a la brigada de la Rural Fire Service (RFS, por sus siglas en inglés) de Horsley Park en 2006.

Tanto O’Dwyer como el Keaton -que tiene un hijo pequeño- estaban a menos de una semana de la Navidad con sus familias.

En una muestra de respeto por los dos voluntarios muertos, las banderas ondearán a media asta por toda Nueva Gales del Sur este viernes.

“Entiendo que ellos eran un grupo bastante unido” dijo el Comisionado Adjunto de RFS Rob Rogers el viernes por la mañana.

“Esta es una brigada muy unida y eso tendrá un impacto significativo en ese grupo”, prosiguió.

Otros tres bomberos que iban en mismo camión fueron llevados al hospital.

Se teme que hasta el jueves se perdieron unas 40 casas en Buxton, Balmoral, Bargo y sus alrededores, ya que el incendio de Green Wattle Creek arrasó con la Comarca de Wollondilly.

Ese fuego se mantuvo en el nivel de alerta de emergencia a principios del viernes, junto con el enorme incendio de la Montaña Gospers en el noroeste de Sydney.

Las condiciones empeorarán el sábado, ya que Australia se prepara para eclipsar el día más caluroso del que se tiene constancia por tercer día consecutivo.

Una ola de calor abrasadora combinada con vientos de 100 km/h alimentan una de las peores crisis de incendios forestales de la historia del país.

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds