Redacción BLes– El movimiento de las casas diminutas es muy popular desde hace tiempo, y esta casa diminuta ultramoderna situada en las Montañas Azules de Nueva Gales del Sur (Australia) es increíblemente sorprendente.

Lisa Tranter y su novio Matt Hobbs son jóvenes profesionales que se conocieron por Internet, se enamoraron y se pusieron a construir su propia casa. La casa sólo mide 2,5 metros de ancho y se asienta en 16 acres, pero es espaciosa y está repleta de todo lo que necesitan.

Hace unos años, tras los incendios forestales que diezmaron la zona, el bloque quedó disponible, según informa Interiors Addict.

“El bloque se puso a la venta después de que el anterior propietario decidiera que había llegado el momento de mudarse. Después de que su casa se quemara en un incendio forestal, no estaban en condiciones de reconstruirla”, dice Lisa Tranter.

Fachada de la casa el 6 de abril de 2019 (Living Big In A Tiny House/Screenshot via TheBL/Youtube)
Acogedora sala de estar con estantes para libros, televisión y cómodos sillones el 6 de abril de 2019 (Living Big In A Tiny House/Screenshot via TheBL/Youtube)

Debido a su pasión por el cada vez más popular movimiento de las “casas pequeñas”, Lisa inspiró a Matt en una de sus citas para explorar la posibilidad de mudarse a una morada más pequeña. Con unas vistas impresionantes del entorno natural, ambos decidieron construir su propia casa, ya que Matt es fontanero de profesión y posee la empresa Hobbs Bathroom Co, especializada en reformas de baños y cocinas, por lo que construyó él mismo gran parte de la casa, según Daily Mail.

“Cuando Matt y yo nos conocimos, hablé de casas diminutas prácticamente sin parar, hablando de ideas, de empresas que ya estaban construyendo y de formas de conseguir una. Él también empezó a investigar sobre ellas y, a medida que nuestra relación avanzaba, pensó que sería un buen reto”, dice Lisa.

“Hicimos la mayor parte del trabajo nosotros mismos, pidiendo favores a amigos y familiares con experiencia en el sector para que nos ayudaran cuando fuera necesario, lo que sin duda redujo el coste”, dice Lisa sobre la casa que se construyó sobre ruedas con la intención de poder trasladarla en el futuro. “La casa está sobre ruedas porque habíamos planeado poder trasladarla, pero como somos propietarios del terreno y no tenemos intención de irnos a ningún sitio en breve, eso ya no es necesario. Pero sigue siendo una opción si decidimos mudarnos”, afirma Lisa.

Vista general de la casa el 6 de abril de 2019 (Living Big In A Tiny House/Screenshot via TheBL/Youtube)

La pequeña casa mide poco más de 2 metros de ancho, casi 3 metros de largo y 4 metros de alto. La pareja tardó tres meses en construirla en un terreno que compraron juntos en una zona aislada en julio del año pasado.

“La construcción duró más o menos tres meses y, según una estimación aproximada, el coste fue de unos 90.000 dólares”, explica la pareja.

A principios de diciembre, la pareja decidió mudarse a esta pequeña casa.

A pesar de su pequeño tamaño, la casa tiene una distribución completa, que incluye una sala de estar, una cocina “de tamaño normal”, un baño, una chimenea, aire acondicionado, paneles solares para la electricidad y una escalera para el dormitorio.

Para disponer de más espacio de almacenamiento, la pareja colocó inteligentemente el frigorífico y el horno bajo la escalera.

“Queríamos una cocina de tamaño completo con electrodomésticos de tamaño completo, así que construimos la cocina en torno a ellos”, dijo la pareja.

Vista general de la casa de 22 metros cuadrados el 6 de abril de 2019 (Living Big In A Tiny House/Screenshot via TheBL/Youtube)

“El baño es un espacio que solemos utilizar juntos, así que lo hicimos lo suficientemente grande como para que ambos podamos estar allí sin estorbarnos mutuamente”.

La pareja habló de las ventajas de vivir en una casa diminuta que se puede limpiar en menos de 30 minutos.

“La limpieza en un mal día es de 30 minutos como máximo. No tenemos ganas ni espacio para llenar el exceso de cosas, así que no alimentamos la agenda consumista”, dijo la pareja.

Su pequeña casa también les ha ayudado a ahorrar hasta 2.000 dólares en electricidad al año.

“La electricidad con el aire acondicionado funcionando prácticamente todo el tiempo durante el verano era de unos 300 dólares al trimestre. La casa de cuatro dormitorios en la que estábamos antes costaba unos 800 dólares al trimestre, con la energía solar ya instalada, así que ahora es un gran ahorro”.

“El agua cuesta unos 140 dólares. Queríamos ver cuánto consumíamos antes de desconectarnos de la red, para poder calcular con exactitud cuántos paneles solares o depósitos de agua poner”.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.