Una familia de Florida, Estados Unidos, tres de las cuales están luchando contra el cáncer, está luchando por mantener su restaurante abierto mientras reciben tratamiento.

Es horrible tener un familiar con cáncer. Pero imagina que hay tres personas luchando esa batalla en la misma familia.

En 2015, a Kathy Desclefs le diagnosticaron linfoma de Hodgkin y desde entonces ha estado entrando y saliendo del hospital.

Su esposo, Benoit, descubrió que tenía un tumor cerebral en julio.

Luego, en octubre, el linfoma de Hodgkin fue diagnosticado en su hijo de 17 años, Luke.

Luke Desclefs, un estudiante del último año de secundaria, dijo que no tenía síntomas antes de ser diagnosticado.

“Era demasiado, especialmente cuando se trataba de Luke. Fue demasiado”, dijo Kathy.

Durante 16 años, la familia ha sido propietaria y ha operado un restaurante franco-americano en Jacksonville, Florida, llamado The Magnificat Cafe. Benoit Desclefs es el cocinero, y su esposa y sus cuatro hijos han trabajado allí.

Los Desclefs tuvieron que contratar ayuda adicional y poner el negocio a la venta debido a sus problemas de salud. Pero dicen que esperan seguir participando en las operaciones diarias.

Kathy dijo que para tener la fuerza para seguir adelante, ellos confían en su fe.

“Estamos preparados para que Dios se manifieste porque es tan extraordinario”, dijo.

Este mes, Benoit comenzará los tratamientos de quimioterapia. Su hijo ya está en tratamiento.

Luke dijo que sigue siendo fuerte y positivo hacia su familia.

Kathy Desclefs dijo que su tipo de cáncer es raro, así que no sabe su pronóstico. Los médicos esperan que su marido viva 12 años más. Si su hijo responde al tratamiento, tiene un buen pronóstico.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El secreto de un medallista olímpico para recuperarse de sus lesiones y alcanzar el éxito

videoinfo__video2.bles.com||e06954b8c__

Ad will display in 09 seconds