Redacción BLes– Abundan los actos de buena voluntad en unos Juegos Olímpicos sin precedentes en los que la salud mental ha sido la protagonista. Celebrando, dando ánimos y enjugando las lágrimas de decepción de los demás, los atletas más competitivos del mundo han sido filmados expresando ternura y calidez entre ellos.

Cuando el japonés Kanoa Igarashi perdió ante el brasileño Italo Ferreira en su debut olímpico, se sintió desolado. Luego, en una rueda de prensa en el escenario mundial, Igarashi podría haber guardado silencio cuando Ferreira necesitó ayuda para entender la pregunta del portugués. En su lugar, un surfista japonés-estadounidense se lanzó a traducir para su oponente, que acababa de derrotarle.

“Sí, gracias, Kanoa”, dijo Ferreira con una sonrisa radiante.

En otro acto de amabilidad, se vio a dos corredores que, durante su carrera, se enredaron para ayudarse mutuamente hasta la línea de meta. Fue durante las semifinales de los 800 metros, cuando el estadounidense Isaiah Jewett y el botsuanés Nijel Amos se cayeron. En lugar de enfurecerse, se ayudaron mutuamente a ponerse en pie, se rodearon con los brazos y completaron la tarea juntos.

Días después, en el Estadio Olímpico, Gianmarco Tamberi, de Italia, y Mutaz Barshim, de Qatar, estaban empatados en el salto de altura.

Hasta que el listón se elevó a 2,39 metros, ambos saltadores de altura tenían saltos perfectos (7 pies, 10 pulgadas). Luego, cada uno falló tres veces. Finalmente decidieron compartir la medalla de oro en lugar de pasar a un desempate.

Le recomendamos: ¡¿Hollywood va CAMINO a ACEPTAR la PEDOFILIA⁉️

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Sé que por la actuación que hice, merezco ese oro. Él hizo lo mismo, así que sé que se merecía ese oro”, dijo Barshim. “Esto va más allá del deporte. Es el mensaje que transmitimos a las generaciones jóvenes”.

“Compartirlo con un amigo es aún más bonito”, dijo Tamberi. “Fue simplemente mágico”.

En otro caso, a pesar de que Estados Unidos había derrotado recientemente a Brasil, la brasileña Rebecca Cavalcanti vertió una botella de agua en la espalda de la estadounidense Kelly Claes mientras daba entrevistas después del partido, tras una reñida victoria en tres sets en la final de octavos de final de voley playa, el sábado en el parque Shiokaze. Las ganadoras se rieron, alegando que eran amigas.

“Me hace ilusión que se acabe la cuarentena para poder sentarnos en la misma mesa e ir a cenar con ellos. Pero es un poco difícil en una burbuja porque tenemos que estar lejos”, dijo Sarah Sponcil, compañera de equipo de Claes.

La noruega Lotte Miller, que ocupó el 24º puesto en el triatlón femenino, se tomó un momento después de la meta para dedicar unas palabras amables a la belga Claire Michel, que estaba inconsolable después de terminar última y se desplomó en el suelo, sollozando.

Michel había terminado 15 minutos por detrás de la bermudeña Flora Duffy, pero había terminado. La carrera comenzó con 54 atletas, pero 20 fueron superadas o abandonaron.

“Eres una [improperio] luchadora”, le dijo Miller a Michel. “Esto es el espíritu olímpico, y tú lo tienes al 100%”.

Han sido muchos los atletas que lo han celebrado, que se han animado unos a otros y que han enjugado muchas lágrimas de decepción.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.