Como suele suceder, las nuevas generaciones adoptan redes sociales diferentes a sus predecesoras, Esta vez se trata de BeReal, una aplicación que busca que los usuarios publiquen contenido más espontáneo. Eso sí, advierten que la inmediatez con la que se deben capturar las imágenes, pueden pasar a llevar la privacidad y datos sensibles de otras personas.

Fotolog, Faceboook, Instagram, Twitter, y más. Internet ha tenido una seguidilla de redes sociales que cautivado a distintas generaciones, como BeReal, la plataforma que toma fuerza entre la llamada Generación Z.

La aplicación francesa irrumpió en el 2020 y ha sido catalogada como una “anti red social”, ya que invita a los usuarios a compartir fotos “reales” que no tengan ningún tipo de filtro.

¿Qué es y cómo funciona BeReal?

BeReal es una nueva aplicación totalmente distinta a las conocidas hasta ahora y que pretende que sus usuarios compartan “una vida sin filtros”, cuestionando el uso de herramientas virtuales que distorsionan la realidad.

La red social avisa a los internautas, a una hora aleatoria, que es el momento de compartir una imagen. Por lo tanto, quienes la usen, tienen 2 minutos para subir una fotografía tomada con la cámara delantera y trasera del dispositivo móvil.

Así, el contenido publicado en BeReal es “espontáneo”, a diferencia de Instagram o Facebook, en que los usuarios pueden planear, programas, incluso editar lo subido a Internet.

Sí, tiene en común con otras redes sociales, la posibilidad de comentar, dar me gusta, y seleccionar el modo de privacidad para que solo los amigos puedan ver los posteos, que después de 24 horas, se borran.

BeReal (App Store)

¿Cuáles son los posibles riesgos de esta aplicación?

La forma de funcionar de BeReal ha generado cuestionamientos sobre si es una forma de violar la privacidad, tanto de otros que aparecen en las fotos, como, por ejemplo, del lugar donde trabajas.

En ese sentido, Emma Green, experta en protección de datos en Cyber Data Law Solicitors, dijo que, “definitivamente, es una mala idea” tomar ese tipo de capturas, en diálogo con la BBC.

A modo de broma, un usuario de Twitter escribió: “Yo tratando de leer los correos electrónicos de trabajo de todos los que están en su BeReal”. Algo que en la realidad, es algo posible.

Otro ejemplo, de como BeReal puede bordear los límites de la privacidad y la legalidad, es si un usuario comparte una fotografía en un hospital, clínica, o centro de salud.

Cabe recordar que la ley 20.584, que regula derechos y deberes de los pacientes, establece en su artículo 5, letra b, que se debe “respetar y proteger la vida privada y la honra de la persona durante su atención de salud”.

La norma agrega que, “se deberá asegurar estos derechos en relación con la toma de fotografías, grabaciones o filmaciones, cualquiera que sea su fin o uso”.

Ignacio Hermosilla – biobiochile.cl

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.