Las acciones del llamado grupo FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google) se han convertido en unas de las mejor consideradas por los inversionistas dada la tendencia al alza que han mantenido durante los últimos años, superando continuamente el promedio de las ganancias obtenidas por otras compañías, en el mercado de las bolsas de valores.

No obstante, esa situación parece haber cambiado en los últimos meses.

Además, el presidente estadounidense Donald Trump considera que Amazon está sacando partido del servicio postal de Estados Unidos, lo cual puede interpretarse como un inminente ajuste de regulaciones que posiblemente provoque una bajada en el precio de sus acciones, según pronostica el medio CNBC, especializado en información económica de Estados Unidos.

Las acciones del grupo FANG, mostraron tendencias al alza antes del escándalo de Cambridge Analytics.

Pero sin lugar a dudas, este selecto grupo de gigantes tecnológicos sufrió su mayor golpe a raíz del escándalo de Cambridge Analitycs. De hecho, el valor de las acciones de Facebook ha descendido un 12% en el presente año, principalmente, porque se han filtrado los perfiles de 87 millones de las cuentas que se supone que la red social protegía.

Este impactante video muestra las preguntas que los congresistas de EE.UU. hicieron a Zuckerberg, a mediados del mes de abril. Además de interrogarlo sobre la recolección de información de personas que ni siquiera se hayan inscritas en Facebook, se le cuestionó acerca del modelo de empresa que administra y de si estaba dispuesto a cambiarlo para proteger la privacidad de sus clientes.

En esa ocasión, también le preguntaron si su plataforma permite la venta de drogas tan adictivas como Oxicodona, Percocet y Vicodin, si está propiciando tal ilegalidad, y provocando profundos daños a las personas. Si bien Zuckerberg respondió: “¡Por supuesto que no!”, David Mackinley, representante de West Virginia, declaró que alrededor de 35.000 farmacias (96% de las cuales son ilegales) comercializan sus adictivos productos, por Internet, para combatir la epidemia sin precedentes, que enfrenta la sociedad estadounidense.

El uso ilegal de la información de los usuarios de Facebook, a manos de sus directivos, hacen previsible el desplome de las acciones.
Gráfico de la caída del valor de las acciones de Facebook en el mes de marzo de 2018.

El mes pasado, bajó el valor de las acciones de Facebook en un 6.77%  a causa del escándalo de Cambridge Analitic, por lo que se preve una disminución en la rentabilidad debido a un posible aumento de las normas gubernamentales que rigen la red social. Entre otras, se especula que se verá obligado a pedir más permisos a sus suscriptores, pero que estos seguramente, no estén dispuestos a conceder.

Se pronostica un acontecimiento “Cisne Negro”

Los cisnes negros se encontraron en Australia en el siglo 17 y simbolizan hechos financieros poco comunes.

Hay ciertos eventos que ocurren muy rara vez por lo que se los llama “Cisne negro”, haciendo referencia a la primera aparición de estos en Australia, hacia el siglo 17. Los europeos quedaron perplejos porque nunca se les hubiera ocurrido que tal cosa fuera posible ya que durante milenios solo habían visto cisnes blancos.

Pues bien, el término se ha popularizado en el mundo de las inversiones monetarias, principalmente en los mercados de valores, en los cuales se compran y venden acciones de empresas u otros documentos que representan algún tipo de valor efectivo.

Estas compras y ventas son altamente especulativas y de extrema volatilidad porque las causas que pueden afectar a los precios son múltiples, y no están necesariamente relacionadas con los negocios o con la actividad propia de la compañía.

Muy de vez en cuando se presentan eventos enormemente improbables, impredecibles e inesperados, con consecuencias catastróficas para los mercados financieros (tales como noticias de orden político o de impacto internacional).

Por ejemplo, en 1987 se observó una caída del 22% en el indicador Dow Jones, en una sola jornada, lo que condujo a la quiebra de las empresas que no alcanzaron a reaccionar adecuadamente. Casos similares se registraron en 1997 con la crisis asiática, con el atentado del 11-S de 2001 y con el crack de 1929.

¿Es posible que estemos por presenciar un “Cisne negro” en la bolsa de valores y que las acciones de Facebook y los gigantes tecnológicos, que han crecido a un ritmo impresionante en los últimos años, se desplomen en los próximos meses?

El enigmático personaje ‘Q’

En este punto es clave que resaltemos la veracidad de las revelaciones de ‘Q’, un personaje anónimo que desde fines del año pasado ha dejado notas en forma de preguntas y sugerencias en la página de 4chan/pol, que después de ser interpretadas por sus seguidores han acabado verificándose.

Las notas de ‘Q’ se refieren principalmente a acontecimientos relacionados con el gobierno de los Estados Unidos y en particular con la gestión del presidente Trump. La inteligencia y precisión de sus datos han llevado a algunos a pensar que se trata de alguien con mucha influencia y acceso a las altas esferas del país.

Entre las predicciones de ‘Q’, que resultan siempre verídicas, se encuentran:

  • El impacto del viaje del yerno del presidente Trump a Arabia Saudita, del cual resultó una purga de los príncipes sauditas que financiaban a Hillary Clinton, a la Fundación Clinton y al Citibank.
  • El señalamiento de George Soros como objetivo, en nota del 31 de octubre de 2017, resultando en el arresto de Howard Rubin, administrador de fondos de Soros, el 3 de noviembre, por trata de personas y violación.
  • El 31 de octubre también aludió a funcionarios del gobierno que planeaban un complot contra Trump, y 10 días después 40 políticos dejaron sus funciones.

El artículo “El nuevo orden mundial: las revelaciones del misterioso “Q” contiene una interesante relación de sus notas.

‘Q’ adelanta la próxima jugada, anunciando el evento “Cisne Negro”

La nota de ‘Q’ citada e interpretada en la página Neon Revolt.

Pues bien, la página de Internet “NeonRevolt” toma una de las anotaciones de ‘Q’, del 6 de abril de 2018,  que dice: “Prepárate para una inversión #Redpilled! Cómo beneficiarse del colapso tecnológico”. De acuerdo con el sitio web, la frase significa que las grandes empresas agrupadas como FANG se derrumbarán.

Con la expresión Redpilled se alude al conocimiento, a la libertad y la crudeza de la realidad en contraste con Bluepilled que significa la felicidad y la ignorancia de la ilusión. Los términos corresponden a los estados en que se sume la persona que toma una pastilla roja o una pastilla azul, según sea el caso, al modo en que se hacía en la película Matrix, de 1999.

Ciertos contratos de inversión proveen oportunidades cuando las acciones se hunden.

El desmoronamiento de estas empresas tecnológicas no solo se deberá a los acontecimientos financieros habituales, sino a la gran revelación de sus oscuras maniobras, por las que serán sancionadas, destaca el editor de Neon Revolt, quien interpreta los aportes escritos por ‘Q’.

Estas reveladoras notas de ‘Q’ se convierten en un factor imprevisto que brinda información privilegiada sobre un evento económico de gran magnitud, que conllevará la ruina a las FANG, con la consiguiente caída del valor de sus acciones a prácticamente cero, perfilando así un claro caso de Cisne Negro, que ofrece una inusitada oportunidad financiera.

Entonces, ¿dónde está el negocio?

¿De qué modo aprovechar tan extraordinaria información? Vamos a conocer cierta información básica, perfectamente válida y aplicable pero, esto debe quedar claro, no implica de ninguna manera un consejo de inversión. Si alguien decide llevarla a cabo será bajo su absoluta responsabilidad.

Habitualmente, existe la posibilidad de comprar acciones y esperar a que su precio suba, para entonces venderlas obteniendo la correspondiente ganancia; esta sería la modalidad de inversión llamada 101.

Por ejemplo, si las acciones de la compañía “X” están a US100 y las compramos, si esperamos que suban a US110 y las vendemos, habremos ganado US10 por cada una.

Pero también hay otra forma de invertir, llamada 201. En este caso celebramos un contrato con una entidad bancaria especializada que se compromete a comprar nuestras acciones a un precio bajo estipulado, por debajo del valor actual del mercado, es decir, aún si se han desvalorizado nos las van a comprar, al precio que hayamos convenido por escrito.

En este modo de inversión, no vamos a comprar ninguna acción, sino que nos anticipamos pensando que dichas participaciones van a bajar mucho (obviamente deberíamos tener información privilegiada que nos haga suponer tal cosa), y acordamos un contrato con una firma que se dedique a ese negocio, que se compromete a comprarnos las acciones que le llevemos al precio que hayamos acordado y dentro de un plazo convenido.

De este modo, siendo optimistas y volviendo al ejemplo general, tenemos los siguientes elementos:

  • Tenemos fuertes indicios que las acciones de la compañía “X” van a bajar mucho.
  • Las acciones valen al momento del contrato US100.
  • Compramos el contrato para que nos compren las acciones al precio que digamos, (estipulemos US90) dentro del periodo acordado, digamos 6 meses.
  • Se cumple nuestra predicción y las acciones bajan mucho, digamos a US20, antes de que venzan los seis meses de vigencia del contrato.
  • Decidimos activar el contrato, para lo cual ahora sí vamos y compramos, digamos, 100 acciones a US20, invertimos 100*20 = US2.000.
  • Le cobramos las 100 acciones al banco a los US90 que quedó en pagarnos, o sea: 100*US90 = US9.000.
  • Rendimiento: 9.000 –US2.000 = US7.000.

Tal cosa es posible mediante una inversión con “opción de venta” (put option) o sea un contrato que concede a su titular el derecho a vender un activo, al precio que se estipule, desde la fecha de la firma y hasta su vencimiento (opción americana), de acuerdo con El Economista.

De esta manera, y a modo de ejemplo, si una acción de Twitter cuesta, por ejemplo US100, podemos ir a una institución bancaria y comprar un contrato (no compramos la acción, solo el contrato) de acuerdo con el cual esta entidad se compromete a comprarnos a US85 las acciones de Twitter en la cantidad y dentro del plazo que hayamos acordado entre los dos; el contrato, en sí, nos podría costar US10.

Tengamos en cuenta que solo hemos comprado un contrato por US10, y ninguna acción. Por US10 (que es lo que cobra el banco por el contrato), la entidad financiera se compromete a comprarnos a US85 las acciones de Twitter que le llevemos. Hasta aquí solo hemos comprado la “opción de compra”, es decir, la entidad bancaria se compromete a comprarnos las acciones que le llevemos al precio acordado y dentro del período de tiempo que hayamos pactado.

Ya habíamos dicho que las acciones se encontraban a US100, lo que significaría que las posibilidades de que lleguen a US85 son remotas, por lo que el banco se “gana” los US10.

Mientras tanto, si se vence el tiempo pactado en el contrato y no han bajado a menos de US85 el que compra el contrato pierde sus US10, dado que son el costo del contrato.

Si, por el contrario, las acciones de Twitter bajan a US80, generando una diferencia a nuestro favor de US5 (recordemos que el banco se comprometió a comprarlas a US85); acto seguido compramos, a través de nuestro corredor de bolsa, 100 acciones a los US80 en que se encuentran y se las vendemos al banco con el que tenemos el contrato que nos las pagará a US85, resultándonos una ganancia de 100×5 o sea US500 en todo el ejercicio de ejemplo. Si restamos los US10 que nos costó el contrato la ganancia neta será de US490.

Los mercados de valores son altamente especulativos.

‘Q’ y su rol en el evento de “Cisne Negro”

En un hecho sin precedentes ‘Q’ está anunciando que las FANG van a quebrar en poco tiempo, convirtiéndose en un Cisne Negro, lo que nos ofrece una oportunidad también sin igual, como inversionistas.

Siendo así, apoyándonos en la veracidad de las “predicciones” de ‘Q’, y viendo las opciones de mercado actuales, el negocio hipotético consistiría en hacer un contrato por 100 acciones (está establecido que es la cantidad de acciones por las que se hace cada contrato), cada una de la cuales el banco nos compraría a US95, como ejemplo (el valor de cada una es al 3 de mayo US174, según el indicador NASDAQ).

Al decir de Neon Revolt instituciones bancarias como Goldman Sachs habitualmente venden estos contratos.

Pero para que sea un poco más rentable en vez de 1 contrato hagamos 100 (de 100 acciones cada uno) contratos iguales al planteado arriba, lo que equivaldría a 100×100= 10.000 acciones.

Una vez quebrada la compañía FANG que hayamos elegido, compramos sus acciones a 1 centavo cada una, lo que nos daría una ganancia de US173.99 por acción y multiplicándola por las 10.000 acciones contempladas en nuestros contratos con el banco nos daría una bonita utilidad de US1.739.900.

Y no es una broma. ¿Qué tal si en vez de invertir US100 invertimos US1000?, el cálculo no es tan difícil: significarían US173.990.000.

Obviamente son solo especulaciones. ¿Lo que dice Q ocurrirá pronto? Parece ser que el 2018 será un año que deparará muchas sorpresas.

Este artículo hace referencia a un dictamen y tiene carácter meramente informativo.  No pretende ser un consejo de inversión.  Busque a un profesional debidamente autorizado para que le asesore en materia de inversiones.

Por Jose Ignacio Hermosa – BLes

Temas: Categorías: Finanzas Mundo Tecnología