Redacción BLes– La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha estado emitiendo anuncios de servicio público y anuncios de radio en todo el país para disuadir a la gente de utilizar la ivermectina para tratar el COVID-19.

Sin embargo, según un grupo de médicos y expertos, los ensayos clínicos sugieren que es eficaz contra el COVID-19, mientras que otros señalan que el medicamento se ha utilizado de forma segura en humanos durante más de 20 años.

Los ensayos clínicos que evalúan los comprimidos de ivermectina para la prevención o el tratamiento del COVID-19 en las personas están en curso”, afirma la FDA en su actualización para los consumidores, que incluye una foto de una señora junto a un caballo.

La recomendación no desaconseja tomar el medicamento para tratar el COVID-19, pero advierte que la versión veterinaria es peligrosa para el uso humano.

“Si su proveedor de atención médica le receta Ivermectina, hágalo a través de una fuente legítima, como una farmacia, y tómelo exactamente como se lo han recetado”, recomienda la FDA. “Nunca utilice en usted o en otras personas medicamentos destinados a los animales. Los productos de ivermectina para animales son muy diferentes de los aprobados para los humanos. El uso de Ivermectina animal para la prevención o el tratamiento de COVID-19 en humanos es peligroso.”

La FDA compartió la imagen idéntica de un caballo en Twitter, junto con una advertencia humorística contra la ivermectina: “No eres un caballo. No eres una vaca. En serio. Dejadlo ya”.

El 8 de octubre de 1998, la FDA autorizó el uso de la ivermectina de Merck & Co. para tratar las infecciones por ascárides en humanos. Sus descubridores fueron galardonados con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2015, con el anuncio de que las “consecuencias en términos de mejora de la salud humana y la disminución del sufrimiento son incalculables.”

La FDA y otras autoridades gubernamentales nunca han publicado una advertencia sobre que la ivermectina cause daños significativos, envenenamiento o muerte en los más de 20 años que se ha utilizado en personas.

La Guía de Salud para Refugiados en el Extranjero de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que cita estudios que se remontan al año 2000, recomienda vacunas y medicamentos seguros y eficaces para los refugiados que llegan a Estados Unidos, incluida la ivermectina.

Estipula que todos los migrantes de Oriente Medio, Asia, África del Norte, América Latina y el Caribe “deben recibir una terapia presuntiva”, que incluya Albendazol e Ivermectina, quedando excluidas las mujeres embarazadas y los niños con un peso y una altura determinados.

Según una investigación publicada por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (USNLM) en 2020, la medicación trata con éxito el COVID-19 en sus primeras fases.

La USNLM afirma que su “modo de acción antiviral sugiere un efecto inhibidor de la replicación del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV-2) en las primeras etapas de la infección”. Sin embargo, el USNLM añadió: “Actualmente, las pruebas sobre la eficacia y la seguridad de la ivermectina para la prevención de la infección por SARS-CoV-2 y el tratamiento con COVID-19 son contradictorias”.

Como consecuencia del ensayo, la ivermectina se utilizó como profilaxis y tratamiento del COVID-19 en muchas regiones de la India a mediados de 2020.

Los investigadores afirman que la ivermectina tiene un “perfil de seguridad establecido a lo largo de décadas de uso” y que “podría desempeñar un papel fundamental en la supresión o incluso el fin de la pandemia de SARS-CoV2”, en un artículo publicado en el American Journal of Therapeutics un año después.

Evaluaron la eficacia de la ivermectina para disminuir la mortalidad y los resultados secundarios en personas con COVID-19 o con alto riesgo de padecerlo en 24 ensayos clínicos controlados y aleatorizados, en los que participaron 3.406 personas.

Descubrieron que los efectos antivirales y antiinflamatorios de la ivermectina eran útiles. Disminuyó la probabilidad de mortalidad en los pacientes con COVID-19 en una media del 62% en comparación con la ausencia de Ivermectina. También descubrieron que la profilaxis con ivermectina disminuía la infección por COVID-19 en un 86% de media.

“La evidencia de certeza moderada encuentra que son posibles grandes reducciones en las muertes por COVID-19 usando Ivermectina”, encontraron. “El uso de la ivermectina en una fase temprana del curso clínico puede reducir el número de personas que progresan a la enfermedad grave. La aparente seguridad y el bajo coste sugieren que es probable que la ivermectina tenga un impacto significativo en la pandemia de SARS-CoV-2 a nivel mundial”.

“Tenemos un mensaje increíblemente positivo y edificante que compartir: la ivermectina trata y previene el COVID y es la clave para desbloquear el interminable ciclo de picos pandémicos y restricciones personales, y ayudará a reiniciar las economías”, dijo la Dra. Tess Lawrie. Es consultora de la Organización Mundial de la Salud y directora de Evidence-Based Medicine Consultancy Ltd.

Frontline COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC), con la que ha colaborado, ha defendido el uso generalizado de la ivermectina como prevención y terapia para todos los escenarios de COVID-19.

El presidente del FLCCC, el Dr. Pierre Kory, antiguo profesor de medicina del Centro Médico Aurora de St. Luke en Milwaukee, testificó sobre los beneficios del fármaco para tratar el COVID-19 ante el Comité del Senado sobre Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales el pasado mes de diciembre y ante el Panel de Directrices de Tratamiento del COVID-19 del NIH el 6 de enero.

El FLCC revisó los datos de 27 ensayos sobre los efectos de la ivermectina y concluyó que “demuestran una fuerte señal de eficacia terapéutica” contra el COVID-19. “Los datos demuestran la capacidad del fármaco Ivermectina para prevenir el COVID-19, para evitar que aquellos con síntomas tempranos progresen a la fase hiperinflamatoria de la enfermedad, e incluso para ayudar a la recuperación de pacientes en estado crítico”, concluyen los investigadores.

La organización también ha publicado una base de datos que contiene los resultados de 113 ensayos sobre la COVID-19 con ivermectina, 73 de los cuales fueron revisados por expertos y 63 compararon grupos de tratamiento y de control. Las pruebas de las 63 investigaciones controladas revelan que la terapia temprana mejora los resultados de los pacientes en un 69%. En 31 estudios controlados aleatorios, 613 científicos y 26.398 pacientes participaron en los 63 ensayos.

Otras investigaciones descubrieron que 14 ensayos profilácticos mejoraron en un 86%, 27 ensayos de tratamiento temprano mejoraron en un 69%, 22 ensayos de terapia tardía mejoraron en un 40% y 31 ensayos controlados aleatorios mejoraron en un 60%.

A pesar de ello, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) afirman que “ningún ensayo clínico ha informado de un beneficio clínico de la ivermectina en pacientes con estos virus”.

Sin embargo, los NIH admiten que “algunos estudios sobre la ivermectina también han informado de posibles propiedades antiinflamatorias, que se han postulado como beneficiosas en personas con COVID-19.”

El senador Rand Paul (republicano), uno de los pocos médicos del Congreso, informó recientemente a sus partidarios de que el gobierno no había dado prioridad a la investigación sobre la ivermectina por consideraciones políticas.

Según el Cincinnati Enquirer, “el odio a Trump trastornó tanto a esta gente que no están dispuestos a estudiarlo objetivamente”, y añadió: “Así que alguien como yo que está en el medio en esto, no puedo decírselo porque no estudiarán la Ivermectina.

No estudiarán la hidroxicloroquina sin la mancha de su odio por Donald Trump”.

Otros han especulado sobre las motivaciones financieras en el trabajo.

“Se prevé que el mercado global de medicamentos y vacunas de COVID-19 alcance este año un máximo de 67.000 millones de dólares y descienda a 61.000 millones en 2022”, según BioSpace.com. Afirma que los gobiernos pagan entre 19,50 y 37,00 dólares por cada dosis de las inyecciones de ARNm de Pfizer y Moderna, excluyendo los gastos de refrigeración y almacenamiento.

Según el estudio de la OMS de 2018, el coste directo de 100 pastillas de 12 mg de Ivermectina es de 2,90 dólares. Un tratamiento de 5 días de Ivermectina cuesta entre 60 céntimos y 1,80 dólares, según un estudio de 2020.

Bruce Pie – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.