Redacción BLes – El nuevo coronavirus, o mejor llamado el Virus del PCCh, provoca graves riesgos en aquellas personas que fuman, usan opiáceos o tienen un historial de abuso de drogas, según la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA), ubicado en los EE. UU.

Volkow escribió un artículo en la plataforma virtual de Archivos de Medicina Interna que la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) está causando desafíos incalculables para la atención médica y las estructuras sociales más amplias. Entre las poblaciones vulnerables se encuentran las personas que fuman o vaporizan, usan opioides o tienen un trastorno por uso de sustancias (TUS).

Además, la presente pandemia se concentra en quienes son inmunocomprometidos o tienen afecciones de salud subyacentes, como diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas y respiratorias, y muchos de ellos surgen del tabaquismo y podría aumentar el riesgo de muerte y enfermedad entre los fumadores de tabaco y cannabis.

“Los datos del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades han sugerido que COVID-19 tiene una tasa de letalidad del 6,3% para las personas con enfermedad respiratoria crónica, en comparación con el 2,3% en general”, cita Volkow en el artículo.

En este sentido, está comprobado que la enfermedad pulmonar obstructiva, la enfermedad cardiovascular y otras enfermedades respiratorias son más frecuentes entre los fumadores crónicos y personas con TUS, y su pronóstico empeora con otros coronavirus, incluidos los que causan síndrome respiratorio agudo severo y síndrome respiratorio del Medio Oriente.

Las personas que tienen un historial de abuso de opiáceos, metanfetamina u otros psicoestimulantes también están en riesgo debido a que se compromete la función pulmonar, dijo.

“Por lo menos dos millones de personas en Estados Unidos tienen OUD [trastorno por uso de opiáceos], y más de 10 millones abusan de los opiáceos”, escribió Volkow, y agregó que “estos individuos pueden estar en mayor riesgo de sufrir las consecuencias más adversas del COVID-19”.

También señaló que debido a la dificultad para prestar atención a personas con trastornos por consumo de sustancias psicoactivas, puede resultarles más difícil obtener atención médica cuando desarrollan la nueva enfermedad respiratoria.

Las medidas de distanciamiento social, si bien son importantes para reducir la transmisión del COVID-19, plantean desafíos adicionales a las personas que luchan por recuperarse de la adicción.

“El distanciamiento social aumentará la probabilidad de que se presenten sobredosis de opiáceos cuando no haya observadores que puedan administrar naloxona para revertirlas y, por lo tanto, hará más probable que se produzca la muerte”, escribió Volkow.

Volkow también argumentó que los médicos de los departamentos de emergencia con un mayor número de casos en medio del brote del COVID-19 también podrían ser menos propensos a iniciar ciertos tipos de terapia para los pacientes con TUS, o a privarlos de atención por completo.

La doctora señaló que aún se desconoce mucho sobre el coronavirus pero concluyó en que las personas que fuman cigarrillo común o electrónico o consumen ciertas drogas tendrán un mayor riesgo de infección y consecuencias más graves.

Sugirió a los encargados de la formulación de normativas que consideraran nuevas formas de satisfacer las necesidades de tratamiento y recuperación de esta población, entre otras cosas, mediante medidas que abarquen desde la mejora de los recursos virtuales hasta la reducción al mínimo de las visitas a los consultorios.

Importante: Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende en absoluto reemplazar la visita a su médico o especialista. Ante cualquier inquietud consulte a un profesional.

Te puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.