CIUDAD DE MÉXICO.-Huele mal y luce aún peor. Lo vemos en la comida, en el agua, en la madera e incluso en los techos, estamos hablando del moho. Existen muchas preguntas alrededor de él, pero alguna vez te has preguntado; ¿Qué ocurriría sí comieras moho?

El equipo tras el canal youtube “Qué pasaría si”, realizó un estudio sobre este tema. Lo primero que exponen es que existen 300 mil tipos de moho que pueden afectar de maneras muy diferentes. Mientras unos pueden utilizarse para hacer quesos, otros podrían causar fuertes malestares estomacales, incluso existen algunos que podrían dejarte al borde de la muerte.

El moho es un hongo microscópico, el cual podemos encontrar en plantas, animales e incluso edificios. Forma ramas parecidas a hilos delgados, llamadas hifas, las cuales pueden penetrar tu comida.

Lo primero en lo que pensamos es en tirarlos

Cuando vemos moho en nuestros alimentos, lo primero en lo que pensamos es en tirarlos. Algunos piensan que quitándoles las partes con moho a los alimentos, puedes seguir comiéndolos, pero, ¿Es correcto hacer eso?

Si encuentras moho en alimentos blandos como lo son duraznos, tomates o yogurt, tienes que desecharlos inmediatamente, pero si lo encuentras en alimentos más duros como lo es la sanahoria, salami o queso puedes retirar el moho, y comerte el resto. Esto se debe a que su dura consistencia hace que se vuelva más difícil para el moho penetrarlo, al contrario de los alimentos suaves que en los que se puede esparcir rápidamente.

Si comes un producto con moho, el verdadero problema son las otras cosas que lo acompañan. Existe una bacteria invisible que puede estar presente junto al moho, el ingerirla puede causarte dolor de estómago, vómitos y diarrea.

Sin embargo eso no se compara con consumir algo que se conoce como micotoxinas, estas son sustancias venenosas que se producen en ciertas cepas de moho. Estas se pueden encontrar en varios alimentos como el maíz y los cacahuates. Micotoxinas en exceso dentro de tu cuerpo, pueden causar daño hepático, deterioro del ADN, cáncer y deficiencias en el sistema inmunológico.

Cabe mencionar que no todos los tipos de moho son perjudiciales, por ejemplo el queso azul es producido con los moho azules no tóxicos; penicillium roqueforti y penicillium glaucum.

Fuente: Elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.