Una bebé de dos años en China recibió de sus padres un teléfono móvil desde que cumplió un año para mantenerla “callada”, pero al notar que fruncía el ceño y entrecerraba los ojitos la llevaron al oftalmólogo, quien le diagnosticó miopía severa e irreversible.

La grave afección le ocasionó una pérdida de visión tal a la niña que tuvieron que adaptarle gafas con una potencia de -9 dioptrías (D), informó Daily Mail el 13 de junio.

La bebecita, de la ciudad de Jiagsu, usaba el teléfono todos los días lo que resultó excesivo para sus ojitos en desarrollo.

De acuerdo con lo declarado por la Dra. Liu Li, del Centro de Servicios de Atención Maternoinfantil de Yangzhou, el estado de salud de la niña era irreversible y su vista podía empeorar a medida que creciera, según el mismo medio.

Por otro lado, en China ya se convirtió en epidemia la miopía entre los niños, y se considera que los dispositivos celulares son una de las causas principales.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud recomendó en abril, que los niños menores de un año no deberían estar expuestos a las pantallas electrónicas y que para los niños de entre dos y cuatro años se limitara el tiempo de “pantalla sedentaria” a una hora cada día.

José Ignacio Hermosa – BLes

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoPlayerId=8af324729

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados