Redacción BLes – Entre los agentes naturales que más aportes traen a la salud podemos destacar al ajo y a la miel, que combinados forman un remedio natural excepcional capaz de tratar resfriados, dolencias, desintoxicaciones y hasta fortalecer el sistema inmune.

Implementar una rutina de consumo de ajo y miel puede traer increíbles beneficios, así que hacerlo por una semana tiene efectos positivos en la salud inimaginables, ahora veamos cuáles son las propiedades de estos dos alimentos:

Beneficios del ajo

Entre las recetas milenarias el ajo siempre ha estado presente. Para los egipcios era un alimento que servía para tratar las infecciones y debilidad física. En la dieta de los soldados y obreros romanos el ajo era un complemento alimenticio y para los antiguos griegos se trataba de un suplemento con el que mejoraban el rendimiento de los atletas.

Por otro lado la ciencia ha logrado comprobar que el ajo puede contribuir significativamente en la prevención de la arterioesclerosis, los infartos en el miocardio, la enfermedad coronaria, a regular la presión arterial y los niveles de colesterol.

Además su consumo también ayuda a controlar los síntomas de diabetes, los problemas de próstata, la osteoartritis, su ingesta regular previene la acumulación de toxinas y ayuda al fortalecimiento del sistema inmune y se dice que ayuda a contrarrestar los efectos de la quimioterapia, de acuerdo a Muy Interesante.

El ajo es rico en nutrientes, contiene manganeso, vitamina C y B6, selenio y fibra, también es una fuente de calcio y fósforo. Algunos estudios han determinado que el ajo ayuda a reducir los síntomas de la gripe hasta en un 63%.

Beneficios de la miel

Por su parte, también ha sido empleada por la mayoría de culturas a través de la historia, pese a que a mediados del siglo XX sus propiedades fueron reemplazadas por antibióticos.

La miel más pura contiene antioxidantes, enzimas y minerales que incluyen hierro, zinc, potasio, calcio, fósforo, magnesio y selenio. Además es una fuente de vitamina B6, tiamina, riboflavina y niacina.

Este alimento natural contribuye a reducir la presión arterial, también reduce los triglicéridos y eleva los niveles de lipoproteína de alta densidad (también conocida como colesterol ‘bueno’), manteniendo a raya los niveles de colesterol malo, ayudando a reducir los riesgos de sufrir ataques cardiovasculares.

Si se utiliza como un tópico puede ayudar a tratar quemaduras y heridas, contribuyendo a la cicatrización, incluso los componentes antioxidantes y antiinflamatorios de la miel sirven para combatir enfermedades graves como el cáncer.

Remedio natural de ajo y miel

Tomar varios dientes de ajo y retirarles sólo la primera capa.

Colocarlos luego dentro de un recipiente de vidrio vacío limpio.

Luego verter en el interior del recipiente con ajos la miel orgánica y utilizar una cuchara para eliminar las burbujas.

Meterlo en el refrigerador o dejarlo en la alacena a temperatura ambiente por unos días antes de consumirlo.

A tener en cuenta…

Si se quiere un mayor beneficio de los ajos lo mejor es consumirlos crudos, no cocinarlos, ya que esto hace que pierdan sus propiedades nutricionales.

Para lograr un mayor efecto a la hora de tratar enfermedades se recomienda adquirir una ingesta habitual.

Si el recipiente es cerrado de manera correcta la mezcla de estos dos productos puede llegar a durar hasta dos años.

Nota: Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

También te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoPlayerId=a2a9491f3

Temas: Categorías: Salud

Video Destacados