Entre la infinidad de funciones que deben cumplir las mascarillas para embellecer la delicada piel del rostro, presentamos estas 15 recetas caseras que facilitan en gran medida la aplicación de una buena parte de ellas.

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

Tan importante como mezclar muy bien los ingredientes es seguir el procedimiento correcto previo a la aplicación, y el primer paso es el de la desmaquillada que implica también una limpieza completa del cutis.

Hidratación

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

En esta ocasión seleccionamos para hidratar la piel del rostro la mascarilla a base de fresas o frutillas.

Toma 4 o 5 fresas maduras y después de triturarlas mézclalas con miel hasta formar una pasta con una consistencia adecuada para esparcirla por todo el rostro.

Déjala actuar por 20 minutos. A continuación enjuágate con agua fría retirando todos los residuos.

Tanto las fresas como la miel ayudan a suavizar la dermis, además de, obviamente, hidratarla.

Exfoliación

Con esta formulación prepararemos una mascarilla que además de cumplir con su función exfoliante lleva muy poco tiempo.

Toma dos almendras y tritúralas hasta pulverizarlas. Mezcla el polvo con una cucharada de miel y otra cucharada de jugo de limón.

Ahora aplícala sobre la piel y déjala producir sus beneficiosos efectos de 10 a 15 minutos para retirarla después con agua templada.

Para aumentar un poco más el efecto limpiador se pueden combinar una cucharada de azúcar con un chorrito de aceite y unas gotas de limón. Una vez obtenida la mezcla se procederá de igual modo que en el caso anterior.

Desengrasante

Para atenuar el exceso de grasa en la piel esta mascarilla es sencilla y eficiente. Los ingredientes consisten en tres cucharadas de yogur natural, dos cucharadas de avena y otras dos de ralladura de naranja.

Mezcla muy bien todos los elementos y a continuación colóca la mezcla resultante sobre el rostro y espera 15 minutos antes de retirarla. Veras desaparecer la brillantez debida al exceso de grasa en tu cara.

Reducción de la sequedad

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

 

Para esta función convierte en puré un banano maduro y añádele cuatro cucharadas de avena y una de miel.

Una vez extendida sobre el cutis permítele actuar durante unos 15 minutos luego de los cuales la retirarás con agua abundante.

Por otro lado, la cáscara del mismo banano se puede triturar muy bien junto con la pulpa de aguacate, una vez bien mezcladas con un poco de miel y con crema hidratante suave se deja trabajando por 20 minutos y se saca al término de estos.

Para desmanchar la piel

Para limpiar el rostro de las inoportunas manchas preparamos una mascarilla con una cucharada de miel y una cucharada de jugo de limón. Una vez puesta en la piel de la cara la dejamos allí por 15 minutos.

Otra alternativa, que se aplicará del mismo modo y durante el mismo tiempo que la anterior, se logra triturando medio pepino cohombro con un poco de perejil y una cucharada de aceite de sésamo o ajonjolí.  

Contra el acné

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

Para combatir el molesto acné que tanto deteriora el rostro se preparará una infusión de manzanilla a la cual se le agregará el contenido de una mata de aloe vera o sábila. A esta mezcla se le añadirá un puñado de cilantro y una vez completa y bien mezclada la preparación se distribuye en el rostro.

Pasados los 15 minutos después de aplicada se retira con agua templada.

Atenuante de las arrugas

Esta es una de las mascarillas más sencillas de preparar y de aplicar. Consiste en una mezcla de agua y leche con la que se pinta la piel para retirarla algunos minutos después.

Limpieza profunda

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

De vez en cuando se hace necesaria una limpieza a fondo del rostro. Para lograrlo se toma un poco de aceite de almendras que unido a media cucharada de miel y un poco de zumo de limón crearán la pasta básica.

Esta pasta se riega sobre la cara dejándose sobre ella por 15 minutos al cabo de los cuales se enjuaga con agua templada.

Reafirmante

Para conseguir un efecto reafirmante en el tejido del rostro esta mascarilla ha resultado perfecta.

Coloca en la batidora unos trozos de melocotón maduro junto con la clara de un huevo, una vez bien batidos se colocará cubriendo el cutis.

Transcurridos 20 minutos se retirará utilizando agua fría. Se hará evidente la manera en la que el melocotón reaviva las pieles apagadas.  

Purificante

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

En este sentido estaremos dando un paso avanzado en el tratamiento y cuidado purificador de la dermis del rostro.

Mezclaremos una cucharada de espirulina en polvo con agua y con ello daremos un masaje a la piel y músculos de la cara, dejándolo reposar por 10 minutos.

Una vez se halla enjuagado con agua fría se podrá apreciar un rostro luminoso y tonificado.

Contra los puntos negros

Esta es la mascarilla indicada contra los puntos negros que con frecuencia retornan una y otra vez afeando nuestra apariencia.

Tomaremos aceite de oliva que mezclado con el jugo de medio limón se aplicará sobre la piel. Una vez transcurridos 15 minutos se retirará delicadamente.

El efecto exfoliante del limón junto a su poder astringente nos beneficiarán en este aspecto, contrarrestando esos desagradables puntos oscuros.

No obstante, dado que el limón suele irritar las pieles sensibles conviene ser cuidadosas en este sentido y mejor evitarlo si tal es el caso.

Mejorador del tono de la piel

15 mascarillas faciales caseras, una para cada propósito

Para cumplir con esta función de mejorar el tono de la piel hace su presentación magistral el aguacate o palta, aportando su rica fuente de vitaminas.

Además, hace maravillas en las pieles secas o irritables.

Se consigue la mascarilla triturando medio aguacate y añadiéndole dos cucharadas de miel de abejas. Esta preparación untada en la cara se deja que rinda sus efectos durante 20 minutos.  

Calmante

En el caso de que se desee calmar la piel se alistan dos cucharadas de yogur, una de miel y una cucharada de lavanda seca. Una vez sobre la piel se le permitirá rendir sus efectos por 10 minutos en total para luego proceder a sacarla mediante el uso de agua tibia.

Antiedad

El efecto tensor de la siguiente mascarilla es el requerido para reducir los primeros signos del envejecimiento. Para ello se triturarán dos zanahorias que se mezclarán con el jugo de medio limón y dos cucharadas de yogur.

Media hora después de aplicada sobre la piel facial se sacará usando agua fría.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: Salud