Redacción BLesEl rendimiento verbal, motor y cognitivo de los niños pequeños nacidos durante los cierres debido al Covid-19 (Virus PCCh) se vio gravemente afectado, entre tanto el coeficiente intelectual (CI) se redujo significativamente, según un nuevo estudio.

Los investigadores concluyeron que la razón principal del deterioro del funcionamiento cognitivo era la falta de estimulación e interacción.

La introducción del informe dice que “Políticas, destinadas a limitar la propagación del virus del SRAS-CoV-2, han cerrado guarderías, escuelas, parques y patios de recreo, interrumpieron las oportunidades educativas de los niños, limitaron el juego de exploración y la interacción con otros niños, redujeron los niveles de actividad física”, lo que plantea serias preocupaciones en el desarrollo de los niños pequeños.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Brown y observó a 672 niños nacidos antes y después de que comenzara la pandemia en marzo de 2020. De ellos, 188 nacieron después de julio de 2020 y 308 nacieron antes de enero de 2019, mientras que 176 nacieron entre enero de 2019 y marzo de 2020.

Los niños que participaron en el análisis nacieron a término y no tenían ningún tipo de discapacidad de desarrollo, según especificaron los investigadores.

El autor principal del estudio, Sean Deoni, dijo que debido a una estimulación limitada en el hogar, por “padres están estresados y agotados” y un menor contacto con el mundo exterior, las interacciones que el niño tendría normalmente han disminuido sustancialmente, consecuentemente, “los niños de la era pandémica parecen haber obtenido puntuaciones sorprendentemente bajas en las pruebas diseñadas para evaluar el desarrollo cognitivo”.

Le recomendamos: “En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”: Épico discurso de Trump

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Según los reportes, durante la década anterior a la pandemia, el coeficiente intelectual en las pruebas estandarizadas para niños de entre tres meses y tres años de edad rondaba los 100, pero para los niños nacidos durante la pandemia ese número se redujo en 22 puntos, acorde a lo que informó The Guardian.

Respecto de esto, Deoni, quien es profesor asociado de pediatría en la Universidad de Brown, señaló que “la capacidad de corregir el rumbo se reduce a medida que el niño crece”, lo que significa que es probable que una deficiencia en la estimulación en los primeros años de vida, que es cuando se sientan las bases de la cognición, traiga consecuencias serias en su adolescencia y adultez.  

“No es algo sutil ni mucho menos”, dijo Deoni, y subrayó que “No se suelen ver cosas así, salvo en el caso de los grandes trastornos cognitivos”.

El estudio reflejó además que aquellos de entornos socioeconómicos más bajos obtuvieron peores resultados en las pruebas. Pero el hecho de que los datos recogidos provienen de una región de Estados Unidos donde las condiciones socioeconómicas son relativamente prósperas, plantea una mayor preocupación para los sectores más pobres del país y del mundo, expresó el profesor. 

Entre tanto, para Sir Terence Stephenson, profesor de salud infantil de Nuffield en el University College de Londres, el estudio resultó interesante, ya que hasta el momento se había investigado y escrito mucho sobre el impacto que los encierros tuvieron sobre la educación de los niños en edad escolar, pero no se conocía mucho sobre las consecuencias en los bebés.

En su opinión, probablemente el factor clave que influye en el desarrollo cognitivo y las caídas de los coeficientes intelectuales en los bebés es el estrés de los padres, ya que  deben enfrentar los desafíos del trabajo y el cuidado infantil a tiempo completo.

“Quizás no sea sorprendente que los niños de familias socioeconómicas más bajas hayan sido los más afectados, ya que esto coincide con muchos de los otros impactos financieros, laborales y de salud de la pandemia”, explicó.

Vanesa Catanzaro – BLes.com