La exposición a murciélagos es la principal causa de rabia en humanos en el país norteamericano, sin embargo no se habían registrado muertes en 2019 ni 2020

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) informaron que «la falta de conciencia sobre los riesgos de la rabia» puede ser la razón del aumento de casos en humanos tras el contacto con murciélagos durante el año pasado en Estados Unidos. No se habían reportado casos en 2019 ni 2020.La evidencia está en que el número de murciélagos rabiosos notificados al Sistema Nacional de Vigilancia de la Rabia se ha mantenido estable desde 2007, sin embargo hubo tres muertes en los estados Idaho, Illinois y Texas entre finales de septiembre y principios de noviembre de 2021.

En la memoria colectiva continúa fresco el recuerdo que apuntaba a los murciélagos como fuente de origen del coronavirus, responsable de más de cinco millones de muertes en todo el mundo hasta hoy. Una teoría aún no comprobada. Tampoco hay señales de que pueda descubrirse el verdadero origen luego de la negativa de China para continuar las investigaciones y la complacencia de la OMS. No hubo más avances luego de que el organismo enviara un primer grupo de investigación al mercado de Wuhan y alrededores. Con una escueta respuesta el máximo ente de salud mundial pretendió dar por cerrado el capítulo tras un informe igual de defectuoso.

Si bien son pocas muertes por rabia en humanos, estas demuestran que el contacto directo con la especie es peligroso. Que existan decesos por tal motivo en EE. UU. debe merecer la atención no solo de los centros de salud, sino del actual Gobierno. La aplicación de la inyección profilaxis posexposición contra la rabia (PEP) antes de haber síntomas es la única vía hasta ahora para evitar la muerte.

Según información de los CDC, de los tres facllecidos uno era menor de edad. Dos de los casos se consideraron «exposiciones evitables». «Uno se atribuyó a un murciélago en la casa del paciente y el otro a que el paciente recogió el murciélago con las manos desnudas».

Atención a las advertencias

El recordatorio de los CDC respecto a las muertes por rabia en humanos en EE. UU. es que «el contacto con los murciélagos representa un riesgo real para la salud”. Otro indicador relevante es que la exposición a murciélagos es la principal causa de rabia en humanos en el país norteamericano.

China desestimó los primeros brotes de COVID-19 e hizo caso omiso cuando el doctor Li Wenliang informó sobre un tipo de virus similar al SARS altamente mortal. Su muerte aún es recordada porque trató a infectados en Wuhan en 2019 y luego falleció contagiado. Fue una respuesta fallida de parte de las autoridades chinas.

El gigante asiático aseveró en marzo de 2021, durante la última Asamblea Mundial de la Salud, que para ellos «se completó» la investigación sobre los orígenes del virus en su país. Y para proyectar al mundo su decisión, irónicamente el régimen chino nominó al Instituto de Virología de Wuhan para el premio al Logro de Ciencia y Tecnología Sobresaliente 2021 de la Academia de Ciencias de China (CAS).

En este sentido, la «mujer murciélago» Shi Zhengli y el director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan, Yuan Zhiming, fueron nominados como «contribuyentes destacados».

Entre científicos sigue sin haber consenso sobre una pandemia que bien podría haberse originado por una fuga de laboratorio o por la transmisión de un animal a un humano. Pero es claro que aquella certeza sobre un «origen natural» esgrimida por el propio Anthony Fauci, el principal epidemiólogo del Gobierno estadounidense, ya no es 100 % segura. Mientras tanto, entes de salud deberán estar alerta para evitar otras pandemias.

Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.