Redacción BLes– Un informe titulado “Consideraciones para potenciar la respuesta inmunitaria de la vacuna COVID-19” publicado en la revista científica The Lancet, determinó que las dosis de refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 (también llamado virus PCCh) no son necesarias para el público en general.

La conclusión de los científicos, incluidos dos altos funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se publicó el lunes 13 de septiembre.

Los científicos expresaron que la eficacia de la vacuna Covid contra la enfermedad leve puede disminuir con el tiempo, sin embargo la protección contra la enfermedad grave puede persistir. 

“La evidencia actual, por lo tanto, no parece mostrar una necesidad de refuerzo en la población general, en la que la eficacia contra enfermedades graves sigue siendo alta”, escribieron los científicos, y agregaron que la amplia distribución de refuerzos “no es apropiada en esta etapa de la pandemia”. 

Asimismo dijeron que existen riesgos de distribuir refuerzos demasiado pronto, en gran parte por los efectos secundarios que se están viendo, principalmente luego de la segunda dosis de las vacunas con tecnología ARNm (ARN mensajero). Entre estos nombra a la inflamación en el corazón llamada miocarditis, que afecta principalmente a los jóvenes y el síndrome de Guillain-Barré, el cual causa una especie de parálisis corporal.

“Si un refuerzo innecesario causa reacciones adversas significativas, podría haber implicaciones para la aceptación de la vacuna que van más allá de las vacunas COVID-19”, escribieron.

Sin embargo, dijeron que se pueden llegar a necesitar dosis de refuerzo si la efectividad de las vacunas sigue disminuyendo o si surge una variante que no sea alcanzada por el efecto de las inyecciones.

La noticia causó que las acciones del fabricante de vacunas Covid, BioNTech, cayeran más de un 5% en el comercio intradía, de acuerdo con CNBC.

Biden planea refuerzos para todos

La administración Biden planea comenzar a administrar inyecciones de refuerzo de la vacuna Covid al público en general a partir del 20 de septiembre. Un grupo asesor de la FDA se reunirá el viernes 17 de septiembre para discutir los datos que respaldan el uso generalizado de refuerzos.

Los que recibieron las vacunas de dos dosis de Pfizer-BioNTech y Moderna podrán recibir la inyección ocho meses después de recibir la segunda dosis. Las inyecciones de refuerzo para la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson todavía se están decidiendo.

La decisión de Biden viene a partir de estudios publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que mostraron que la protección de las vacunas contra Covid disminuyó durante varios meses consecutivos, principalmente frente a la variante Delta, por lo cual se necesitarían dosis de refuerzo.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y asesor del gobierno en temas de coronavirus dijo en un comunicado el 2 de septiembre: “Por mi propia experiencia como inmunólogo, no me sorprendería en absoluto que el régimen adecuado y completo de vacunación fuera probablemente de tres dosis”.

El presidente Joe Biden no esperó a que la FDA y los CDC tomaran una decisión antes de aconsejar a todos los adultos estadounidenses que se administraran la tercera dosis 8 meses después de la anterior. Esto suscitó fuertes críticas por parte de los reguladores federales, junto a la preocupación de que la campaña de refuerzo de la Casa Blanca se moviera con demasiada rapidez.

Según los informes, Marion Gruber, directora de la Oficina de Investigación y Revisión de Vacunas de la FDA, y el subdirector Phil Krause dejarán la FDA este año, porque se sintieron frustrados con la decisión de la agencia reguladora de apoyar las dosis de refuerzo.

Ambos funcionarios participaron en el informe revisado publicado en The Lancet hoy (13 de septiembre), que indica que no son necesarias las dosis de refuerzo.

Celeste Caminos– BLes.com