La miel se ha utilizado en medicina durante más de 5.000 años. Ahora, investigadores de la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos han descubierto que la miel de ciertas regiones, en particular las que tienen climas áridos, se puede utilizar para tratar enfermedades crónicas importantes, incluido el cáncer.

Los resultados de su estudio, publicados en BMC Complementary and Alternative Medicine, investigaron las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la miel de las regiones áridas y la compararon con variedades populares de regiones no áridas utilizando pruebas in vitro.

La miel es sana, natural y posee múltiples beneficios.

La mayoría de los beneficios antioxidantes de la miel se relacionan con la presencia de polifenoles“, anotaron los investigadores en su estudio. “El contenido de estos polifenoles es diferente según la fuente y el origen floral de la miel. El clima donde se produce la miel también influye significativamente en el contenido y perfil de polifenoles”.

Para este estudio, los investigadores compararon seis variedades de miel: Cuatro de ellos se cultivaron en el Oriente Medio, donde se sabe que las condiciones son secas y desérticas, y dos procedían de regiones no áridas como Alemania y Nueva Zelandia. A tener en cuenta, se seleccionaron las siguientes variedades.

  • Los que son predominantemente de jujube silvestre (Ziziphus spina-csisti) cultivado en los Emiratos Árabes Unidos (EAU)
  • Variedades monoflorales (de un néctar) y heteroflorales (de diferentes néctares) del árbol espinoso Acacia tortilis de los EAU y Yemen.
  • Miel de manuka monofloral (Leptospermum scoparium) de Nueva Zelanda y manuka heterofloral de Alemania.

Todas las variedades de miel fueron sometidas a múltiples pruebas en el estudio.

Los resultados mostraron que la miel cultivada en regiones áridas había protegido la membrana eritrocítica después de la exposición a la oxidación. Además, los polifenoles encontrados en la miel de las regiones áridas redujeron con éxito la expresión de marcadores pro-inflamatorios de IL-6 en muestras de PBMC.

Esto demuestra el efecto inmunomodulador de la miel de la región árida en células cancerosas específicas. Este superalimento fortalece tus defensas. 

En particular, el grupo enfatizó que la función protectora de la membrana eritrocítica de la miel podría reducir significativamente la inflamación, un factor de riesgo significativo para múltiples enfermedades crónicas. 

Los dulces beneficios de la miel

Los beneficios de la miel no se limitan a ser un potente antioxidante. Éstos son otros beneficios de agregar miel a su dieta:

  • Puede ayudar a reducir la presión arterial. Los antioxidantes presentes en la miel han sido alineados a reducciones modestas en la presión arterial en estudios en animales y humanos.
  • Mejora los niveles de colesterol “bueno”. La miel eleva significativamente los niveles de lipoproteína de alta densidad (o colesterol “bueno”) en el cuerpo, mientras mantiene a raya los niveles de colesterol malo. Esto reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y apoplejía.
  • Puede reducir los triglicéridos. El aumento de los niveles de triglicéridos está relacionado con la enfermedad cardíaca y la diabetes tipo 2. La miel puede reducir el riesgo, especialmente si se usa para reemplazar el azúcar de mesa.
  • Promueve la cicatrización de heridas. Si se usa tópicamente, la miel puede ayudar a tratar quemaduras, heridas y otras condiciones de la piel.

Fuente: NaturalNews.com

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

Categorías: Salud