Redacción BLes– Un estudio publicado el 22 de noviembre por la Universidad de Johns Hopkins, demuestra utilizando estadísticas oficiales que el virus PCCh está muy lejos de tener la gravedad que muestran los medios. Semejante afirmación se basa en el análisis y la comparación detallada de las muertes históricas por cualquier causa respecto a las muertes por el virus declaradas por los diversos estados. El estudio fue publicado en la página de la Universidad y luego fue eliminado, pero aún se puede ver desde la página Wayback Machine.

Acorde a los datos oficiales, Estados Unidos lidera el supuesto y polémico ranking de cantidad de muertos a causa del virus del PCCh en todo el mundo. Sin embargo, Genevieve Briand, directora asistente del programa de maestría en Economía Aplicada en Hopkins, analizó críticamente el efecto del virus en las muertes totales reportadas en los Estados Unidos.

Para tal propósito utilizó los datos otorgados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y lo publicó en su seminario web titulado “Muertes por COVID-19: Una mirada a los datos de EE. UU.”

Desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre, el total de muertes por cualquier causa anunciado en Estados Unidos alcanzó los 1,7 millones, de los cuales 200.000, o el 12% del total de muertes, estarían relacionadas con el virus PCCh según los registros de los CDC.

La gravedad en cuanto a la mortalidad de cualquier enfermedad solo puede determinarse con base en la comparación con el total de muertes por cualquier causa. El “mucho” o “poco” son categorías subjetivas que solo toman validez real al compararse con un número concreto.

Esto es exactamente lo que hizo Briand. En lugar de observar directamente las muertes por el virus, se centró en el total de muertes por grupo de edad y por causa de muerte en los Estados Unidos, y utilizó esta información para analizar una reveladora verdad sobre los efectos del virus PCCh.

Después de recuperar datos en el sitio web de los CDC, Briand compiló un gráfico que representa los porcentajes del total de muertes por categoría de edad desde principios de febrero hasta principios de septiembre, que incluye el período desde antes de que se detectara el virus en los Estados Unidos hasta después de que aumentaron las tasas de infección.

Los expertos esperaban un aumento en el porcentaje de muertes en los grupos de mayor edad teniendo en cuenta que el virus PCCh afectaría principalmente a los ancianos. Sorprendentemente, la cantidad de muertes de personas mayores se mantuvieron iguales antes y después de la expansión del virus. De hecho, los porcentajes de defunciones entre todos los grupos de edad siguen siendo relativamente iguales. 

“La razón por la que tenemos un mayor número de muertes por COVID-19 entre las personas mayores que entre las personas más jóvenes es simplemente porque todos los días en los EE. UU. las personas mayores mueren en mayor número que las personas más jóvenes”, dijo Briand.

Los análisis de estos datos sugieren que, en contraste con la suposición generalizada, el número de muertes por el virus PCCh, no es alarmante. De hecho, relativamente no tiene ningún efecto sobre las muertes en los Estados Unidos.

La disminución total de muertes por otras causas es casi exactamente igual al aumento de muertes por el virus del PCCh declarada por los distintos estados. Esto sugiere, según Briand, que el número de muertos por el virus es engañoso. Briand asegura que las muertes debido a enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias, influenza y neumonía, han sido recategorizadas como provocadas por el virus PCCh. 

“Todo esto apunta a que no hay evidencia de que COVID-19 haya creado un exceso de muertes. Los números totales de muertes no están por encima de los números de muertes normales. No encontramos evidencia de lo contrario”, concluyó Briand.

Cabe destacar que las 200 mil muertes declaradas por los CDC, son constantemente puestas en duda. Desde mediados de abril que distintos especialistas comenzaron a denunciar que varios estados estaban alterando los números reales de muertos. Y que por diversos intereses la mayoría de los estados demócratas, con complicidad de los medios, inflaron los números de muertos por el virus. 

El jueves la Universidad de Johns Hopkins informó desde su cuenta oficial de Twitter que se tomó la decisión de eliminar el informe debido a que ciertas personas “estaban utilizando para apoyar inexactitudes falsas y peligrosas sobre el impacto de la pandemia”.

Resulta realmente llamativo que una universidad de renombre como la Johns Hopkins, publique un informe como este y luego lo elimine sin siquiera refutar la conclusión del estudio. Entonces cabe preguntarse ¿qué intereses hay detrás? ¿Es realmente tan grave el virus del PCCh tal como lo muestran los medios masivos de comunicación?

Briand concluyó su informe asegurando que estos datos no dicen que el virus no exista, de hecho no niega su existencia. Simplemente relativiza la gravedad en cuanto a su mortalidad. Lo cual no es menor, teniendo en cuenta que tenemos el mundo entero prácticamente pausado con consecuencias terribles en otros aspectos, justamente utilizando como argumento la supuesta “enorme cantidad de muertes por el virus PCCh”.

Andrés Vacca – BLes.com