Redacción BLes– Un ex vicepresidente de un gigante farmacéutico calificó la “transmisión asintomática” o las “variantes” de la mortal enfermedad como conceptos completamente inventados.

Michael Yeadon ha sido censurado en los principales medios de comunicación por compartir abiertamente su opinión de que la retórica sobre la pandemia del virus del Partido Comunista Chino (PCCh) es un montón de basura pseudocientífica.

El ex vicepresidente y director científico de Pfizer cree que las teorías sobre la transmisión asintomática y las variaciones son “idiotas”.

“[Es una] mezcla de hombres de paja y pura invención”, dijo según Humans Are Free. “También hay un magnífico artículo de una revista revisada por pares que demuestra que la transmisión doméstica en los casos asintomáticos era efectivamente nula”.

Yeadon afirma que puede respaldar sus comentarios con “varios artículos de buena calidad”.

“Las células T de una persona convaleciente o de una persona inmunizada reconocen cada una de las variantes disponibles en ese momento, de nuevo, tal y como prevén los fundamentos de la inmunología”, dijo. “Las débiles tonterías de su artículo sobre los anticuerpos son risibles”.

Múltiples estudios médicos han demostrado que las células T de las personas vacunadas pueden seguir activándose en respuesta a péptidos de variantes específicas del SARS-CoV-2.

Le recomendamos:Los CRÍMENES de Hillary Clinton: El día en que Trump la ENFRENTÓ y REVELÓ sus OSCUROS SECRETOS

Ad will display in 09 seconds

El Instituto Nacional de Salud publicó en marzo un estudio que lo verificaba. Los investigadores descubrieron que la magnitud de las respuestas de las células T CD4+ y CD8+ a los péptidos, de las variantes alfa y gamma en los individuos vacunados, era similar a la de los péptidos de la variante ancestral.

“Comprobaron que un actor clave en la respuesta inmunitaria al SARS-CoV-2 -la célula T CD8+- seguía siendo activa contra el virus”, señala el estudio.

Yeadon desaprobó por separado las decisiones de diferentes gobiernos de administrar la vacuna contra el virus del PCCh a las mujeres embarazadas.

“Nadie en su sano juicio piensa que administrar tratamientos experimentales a mujeres embarazadas sea algo más que una imprudencia”, dijo. “Especialmente cuando las pruebas de toxicidad reproductiva son incompletas”.

Las inyecciones del virus del PCCh incluso provocaron una “concentración muy preocupante” de los ingredientes de la vacuna en los ovarios de ratones de laboratorio, según dos revelaciones públicas recientes. A pesar de este importante hallazgo, casi todos los medios de comunicación convencionales decidieron ignorarlo.

“Nadie ha hecho un seguimiento, por lo que hay que suponer que esto también ocurre en los humanos”, dijo Yeadon.

Recientemente, Reuters denunció al profesional de la salud primaria como un “defensor de los antivacunas”. El servicio internacional de noticias incluso sindicó un extenso artículo que ataca las afirmaciones de Yeadon.

Sin embargo, el antiguo director científico mantiene su consejo de experto.

“Nuestra preocupación expresada en la petición de diciembre de 2020 a la EMA sobre la reactividad cruzada inmunológica entre la proteína de la espiga y la sincitina-1 humana se ha confirmado”, dijo. “Hace muy poco se publicó un artículo que muestra que las mujeres jóvenes producen anticuerpos contra la sincitina-1 a los pocos días de la vacunación”.

“Si estas cifras son del mismo orden de magnitud también para otros países, y no hay razón para suponer lo contrario, entonces la plaga es un engaño de proporciones sin precedentes, y se han cometido crímenes contra la humanidad a gran escala”, añadió.

Amelia Jones – BLes.com