Según estudio, los bebes que lloran y le temen a personas extrañas tienen ese comportamiento debido al estrés que recibió su madre durante el embarazo

Un estudio publicado encontró que los bebés de las madres que experimentaron más fluctuaciones de estrés durante el embarazo mostraron más miedo, tristeza y angustia a los tres meses que los de las madres menos estresadas.

Las mujeres con mayores fluctuaciones eran más propensas a informar que sus bebés parecían enojados, lloraban o se quejaban al dejarlos en la cuna; mostraban angustia cuando estaban cansados y se aferraban a uno de los padres cuando se les presentaba un adulto desconocido, señala el estudio reportado por CNN.

Sabemos que los bebés que experimentan una estimulación crónica del sistema de respuesta al estrés (una elevación crónica del cortisol), o ‘estrés tóxico’, sin la mediación de un adulto que los cuide, tienen un impacto en el desarrollo temprano del cerebro, el sistema inmunológico y la epigenética», dijo la Dra. Marian Earls, presidenta del Consejo de Desarrollo Mental y Emocional Saludable de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés), en un correo electrónico. Ella no participó en el estudio.

La investigación sobre los bebés de madres con depresión posparto también arroja luz sobre otros impactos potenciales. Por ejemplo, los hijos de madres deprimidas son más propensos a tener niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés, cuando son preescolares, «y estos cambios en los niveles están relacionados con la ansiedad, la desconfianza social y el retraimiento», según la declaración de política de la AAP sobre la depresión posparto.

¿La pandemia afectó el embarazo?

Si bien los investigadores no tenían la intención de realizar este estudio durante una pandemia, fue un feliz accidente porque les permitió examinar si los niveles de estrés eran diferentes en las mujeres embarazadas antes y durante el covid-19.

«Descubrimos que las participantes informaron niveles similares de patrones de estrés, independientemente de si sus mediciones de estrés se tomaron antes o durante la pandemia», dijo MacNeill.

Sin embargo, el estudio es limitado porque la mayoría de las mujeres eran de clase media a alta, tenían pareja y tenían un buen nivel educativo, lo que podría haberlas protegido de gran parte del estrés que sintieron las familias durante la pandemia, dicen los autores.

Yelimar Sanchez – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.