Redacción BLesUn reciente estudio revisado por pares y publicado este martes por Canadian Medical Association Journal muestra que los adultos jóvenes que consumen cannabis tienen el doble de riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

El estudio fue realizado por médicos canadienses que utilizaron datos recopilados mediante encuestas realizadas en los años 2017 y 2018 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) a personas de entre 18 y 44 años de edad.

La investigación da evidencia que respalda la conexión entre el consumo de cannabis y el riesgo de tener un infarto en adultos jóvenes (entre 18 y 44 años), así como advierte que un aumento en el consumo de la droga en una población de riesgo puede traer problemas cardiovasculares.

A raíz de la reciente legalización del Cannabis en Canadá y su despenalización en algunas áreas de Estados Unidos, hubo un aumento en la disponibilidad y la aceptación social de la droga, llevando a un aumento en el consumo de la misma, principalmente entre los adultos jóvenes

Recientemente, la American Heart Association, recomendó no fumar ni vaporizar ningún producto que contenga cannabis debido a su daño potencial para la salud cardiovascular.

De acuerdo a Global News, el coautor del estudio, el doctor Karim Ladha del St. Michael’s Hospital de Toronto, dijo que “Más allá del hallazgo principal de que se encontró que los ataques cardíacos eran más comunes entre los consumidores de cannabis, lo que sí encontramos es que cuanto más consumen las personas, mayor es el riesgo”.

Ladha agregó que si bien el método más conocido de consumo es fumar, la vaporización y los comestibles, también aumentaron el riesgo de ataques cardiovasculares.

Es estudió mostró que los que más consumen cannabis son principalmente hombres solteros que consumen cigarrillos y bebedores empedernidos de alcohol. 

Este nuevo estudio no hace más que reforzar los resultados de estudios realizados anteriormente

Uno de ellos es uno realizado en el 2019 y publicado por Journal of Adolescent Health, que concluyó lo siguiente:

“Nuestro estudio demuestra una mayor prevalencia y probabilidades significativas de pacientes hospitalizados con IAM con consumo de cannabis, junto con las posibles cargas de costos debido a la morbilidad severa y el mayor uso de modalidades de tratamiento. Los médicos deben familiarizarse con el uso creciente de cannabis y otras sustancias en la población adolescente y más joven y las presentaciones típicas del infarto de miocardio inducido por cannabis”.

En abril de este año, un estudio de la Universidad de Guelph, sugirió que el consumo de cannabis en adultos jóvenes puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares en el futuro, ya que la rigidez arterial era mayor entre los consumidores de cannabis, así como la función cardíaca era menor en este grupo.

Cabe señalar que durante el año pasado, debido a la pandemia del coronavirus hubo un preocupante aumento en el consumo de cannabis en Canadá.

De acuerdo a un estudio del Centro de Adicciones y Salud Mental (CAMH), publicado en enero de este año, más de la mitad de los consumidores de cannabis aumentó su consumo durante la primera ola de la pandemia.

La autora principal del estudio, la doctora Tara Elton-Marshall del Instituto de Investigación de Políticas de Salud Mental  de CAMH, dijo que “Sabemos que el consumo regular de cannabis conduce a mayores problemas de salud, adicción y otros trastornos de salud mental” por lo que “Ver un aumento sostenido en el consumo de cannabis durante la primera ola de la pandemia es una preocupación”.

Sebastián Arcusin– BLes.com