Redacción BLes – El reto de cómo bajar de peso es algo que a todos nos ha preocupado en algún momento. Pero hay algo casi tan importante como perder peso y es hacerlo de manera saludable y sostenible. 

“Muchas personas viven cada día de sus vidas sintiéndose cansadas, inflamadas, con sobrepeso, sin ánimos y con miles de problemas digestivos y más”, asegura la licenciada en nutrición Daniela Fernández a BLes.

“Le echan la culpa a la edad, al estrés, a la genética, etc. Se acostumbran a vivir así y finalmente lo aceptan como si fuera normal. Después de un tiempo ni siquiera recuerdan lo que es sentirse realmente bien”, agrega.

“La nutrición es indispensable para el correcto funcionamiento de nuestros órganos, sistema inmunológico, del equilibrio hormonal y de nuestro metabolismo”, continúa.

Advierte también sobre las conocidas “dietas milagro”. “Este tipo de dietas realmente son poco funcionales porque además de que no te enseñan a adoptar un estilo de vida saludable, hacen que, al dejarlas y regresar a tu estilo de vida anterior, recuperes rápidamente el peso perdido e incluso puedas aumentar algunos kilos de más”, avisa. 

“Este tipo de dietas definitivamente pueden funcionar a corto plazo. Pero JAMAS y NINGUNA funciona a largo plazo”, asegura.

“Mi principal objetivo como difusora de salud es que el cambio en el estilo de vida y en los hábitos de alimentación sean realistas y permanentes. Que los objetivos y metas puedan lograrse de manera eficiente, pero sobretodo saludable”, indica.

Cuando estamos en la encrucijada de tomar decisiones acerca de nuestro cuerpo, sea bajar de peso, comenzar una actividad nueva o someternos a un tratamiento de belleza, lo mejor es pensar a largo plazo. Valorar las diferentes opciones, los sacrificios que nos requerirá, si tiene cabida en nuestro ritmo de vida y los resultados a la larga para nuestra salud. 

Las soluciones rápidas no suelen tener efectos buenos o duraderos en el cuerpo. Lo mejor es incorporar a nuestra vida hábitos de vida saludables de manera indefinida, que si bien no van a suponer resultados inmediatos, van a ofrecer beneficios más duraderos. 

Además nos podemos sorprender con “efectos secundarios” que no buscábamos y que nos van a encantar, como una piel más suave, un cabello más fuerte y la desaparición de algunas incomodidades como ardores de estómago, estreñimiento, cansancio o incluso migrañas. 

Bajar de peso de manera natural y gradual es lo más recomendable (CC0/pxhere)

Bajar de peso de manera natural 

Hay varias costumbres muy saludables y sencillas que podemos adoptar para bajar de peso naturalmente, sin esfuerzo y que además nos van a ayudar a sentirnos mucho mejor. 

Beber un vaso de agua templada con limón en ayunas cada mañana. Espera unos 15 minutos antes de ingerir nada más. Esta sana costumbre alcaliniza nuestro cuerpo, limpia el organismo y pone en marcha el metabolismo del cuerpo de una manera suave. Aporta a nuestro organismo vitamina C, potasio y ácidos orgánicos, entre otros nutrientes. 

El agua con limón tiene además propiedades antivirales, antimicrobianas y antibacterianas que ayudan a prevenir y combatir las infecciones urinarias. 

El consumo de agua con limón en ayunas ayuda a mejorar el tránsito intestinal lento, lo que facilita la eliminación de toxinas presentes en el organismo y ayuda a bajar de peso. 

1- Menos dulce, no solo azúcar, sino bebidas azucaradas como refrescos, zumos y batidos hay que evitarlos completamente. 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ubica a México en el primer lugar entre los países miembros en la prevalencia de diabetes en la población de entre 20 y 79 años, y el sexto lugar en el mundo.

2- El 14 % de los adultos mexicanos padecen la enfermedad, y el problema empieza a afectar a la niñez. Según la Asociación Mexicana de Diabetes, 9 de cada 10 casos se pueden atribuir al sobrepeso y a la obesidad. 

Lo mejor para endulzar es miel o incluso mejor stevia, o xylitol, endulzantes naturales que tienen cero calorías.

Esta es la cantidad de azucar que hay en las bebidas refrescantes que tomamos a diario| (demencia24h)

3- Nada de alimentos procesados. Hoy en día hay azúcar o jarabe de glucosa en casi todos los alimentos procesados, además de tóxicos que pueden dañar tu salud. Conservantes, colorantes y aromatizantes son químicos artificiales que, en cantidades suficientes, pueden tener efectos indeseados en el organismo. 

“Aprende a leer las etiquetas nutrimentales de lo que consumes. Que no te engañen más, la industria vende productos ‘super saludables’ que generalmente no lo son”, recomienda la nutrióloga Daniela Fernandez. 

4- Evita las harinas refinadas, que tienen un índice glucémico muy alto y en el organismo se transforma en más glucosa. Si te gustan mucho las pastas, los arroces y el pan, elige siempre la opción integral o de grano entero, la fibra que contienen estos alimentos los hace más saciantes y ayudan al tránsito intestinal. 

5- Nada de fritos, la mayoría de aceites vegetales están refinados y son muy dañinos, sobre todo a altas temperaturas. El aceite de oliva virgen o el de coco son opciones mucho más saludables que además ayudan a mejorar tu piel. 

6- Come 5 a 6 veces al día. No tienen que ser grandes porciones, es mejor comer poca cantidad más a menudo que darte un atracón dos veces al día. Comer más a menudo mantiene activo nuestro metabolismo ayudándonos a quemar grasa.

7- ¡Nunca te saltes el desayuno! Si después de toda la noche sin ingerir nada, te saltas el desayuno, el organismo se programa en modo preservar energía, lo que consigue justo el efecto contrario.

8 – Come pollo, pescado, carne, cerdo y huevos. Todas estas opciones en su forma natural o magra son fuentes sumamente altas de proteína, que nos ayudan a reconstruir nuestros tejidos musculares tras las rutinas de entrenamiento.

9- Haz ejercicio aeróbico 2 ó 3 veces por semana. Puede ser caminar, trotar, montar en bicicleta, patinar o correr, lo cierto es que hay que llevar al cuerpo a su límite de resistencia regularmente. Sin forzar demasiado, pero sin dejar que se acomode a una rutina sedentaria por mucho tiempo. 

10- Duerme bien, un buen descanso es primordial para nuestra salud en todos los aspectos. Cuando no dormimos lo suficiente, aumentan los niveles de grelina, una hormona que estimula el hambre. Un estudio de la Universidad de Chicago recomienda dormir entre 5,5 y 8,5 horas cada día. 

Dieta paleo

Otro método para bajar peso que está haciendo furor entre las celebridades es la llamada Dieta Paleo. Lo cierto es que no es realmente un régimen de adelgazamiento, sino un cambio en la forma de alimentarse. Quienes la prueban comentan que tiene la gran ventaja de que no se pasa nada de hambre con ella. 

El actor estadounidense Chris Pratt perdió 36 kilos en solo seis meses con esta dieta

Recientes investigaciones sugieren que la dieta Paleo acelera la pérdida de peso, reduce la presión arterial y previene el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardíacas, la depresión e incluso el Alzheimer.

Un estudio reciente publicado en el European Journal of Clinical Nutrition indica que la dieta Paleo es dos veces más efectiva que otras dietas para bajar de peso y reducir la grasa abdominal.

“Los ensayos clínicos han demostrado que la dieta Paleo es la dieta óptima que puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, presión arterial, marcadores de inflamación, ayuda a bajar de peso, reducir el acné, promover una salud óptima y el rendimiento atlético”, dijo el profesor Loren Cordain, autor de La Dieta Paleo para Atletas y The Paleo Diet Cookbook.

Aunque aún queda mucho por investigar, ya hay muchos estudios que prueban la eficacia de la dieta paleo en la reducción de la obesidad, la mejora de la diabetes tipo II y los beneficios en personas con riesgo de enfermedades cardiovasculares

Evitando los azúcares, los refinados y los procesados

Esta “nueva” forma de comer que está arrasando entre las estrellas de Hollywood, en realidad está lejos de ser nueva. De hecho de lo que se trata es de consumir los alimentos que se había disponibles en el paleolítico, antes del descubrimiento de la agricultura. Así, principalmente se evitan los alimentos procesados, cereales, azúcares, legumbres y lácteos.

Los defensores de esta dieta aseguran que nuestro organismo no está preparado para metabolizar los alimentos procesados y refinados, muy ricos en hidratos de carbono, es decir, glucosa. 

Afirman que con una ingesta tan alta de hidratos de carbono (glucosa) el equilibrio del organismo se altera y que esto puede conducir a padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares.

La dieta paleo realmente no se define por qué alimentos puedes comer, sino más bien lo que debes evitar, fundamentalmente los que aportan solo hidratos de carbono (glucosa) al organismo. 

“Se ha demostrado que una dieta para bajar de peso con carbohidratos moderados y proteínas moderadas produce cambios más favorables en la composición corporal, dislipidemia y la respuesta insulínica posprandial en comparación con una dieta alta en carbohidratos y baja en proteínas. Por lo tanto, la mayor ingesta de proteínas durante una dieta paleolítica podría conferir un beneficio adicional (más allá de bajar de peso) en sus efectos favorables sobre la reducción del riesgo de enfermedad metabólica”, afirma un estudio titulado “Los efectos beneficiosos de una dieta paleolítica en la diabetes tipo 2 y otros factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular”, publicado en Pubmed en 2009.

¿Por qué proponen abandonar los alimentos procesados y refinados? 

La industria agroalimentaria y la nueva pirámide de la alimentación con una base más amplia de cereales y un consumo de grasas y proteínas mínimo, ha estado dominando el siglo XX y como predijo la Asociación Médica Americana en 1977 estas recomendaciones incrementaron el potencial de sufrir efectos adversos a largo plazo en la población. 

En México se ha producido la peor epidemia de obesidad y diabetes en la historia de la humanidad, tanto por el acelerado crecimiento, como por el daño a la salud de la población y la incapacidad para prever y atender sus consecuencias”, dice Abelardo Ávila Curiel, investigador mexicano del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

En este sentido Ávila Curiel afirma que la política alimentaria del país, la publicidad de alimentos y bebidas chatarra, así como el nuevo etiquetado frontal de estos productos, no son correctos y están contribuyendo a un increíble aumento de la obesidad infantil en México. 

De hecho, desde 2014 la diabetes mellitus tipo 2 es considerada oficialmente como una emergencia sanitaria en México.

“Podría comprometer nuestra viabilidad como nación”, advierten informes de varias secretarías de gobierno.

Los grandes cambios en los hábitos nutricionales de las últimas décadas y una predisposición genética de muchos mexicanos ocasionaron esta pandemia que mata a 10 veces más personas al año que la narcoviolencia.

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Ad will display in 09 seconds