El edulcorante artificial es potencialmente mortal para los perros, puede provocar convulsiones, insuficiencia hepática

El xilitol es un edulcorante artificial potencialmente mortal para los perros que puede provocarles convulsiones, insuficiencia hepática y potencialmente la muerte.

Los veterinarios en el sur de Florida cada día están viendo que más perros son envenenados por Xylitol.

El perro Champ se enfermó gravemente después de comer un paquete completo de chicle sin azúcar que contenía el ingrediente Xilitol.

Durante los siguientes 11 días, Champ luchó por su vida. Según Kendra Bulluck-Major: “Fueron 11 días de tratamiento con plasma, 11 días de suplementos y, literalmente, lo visitamos todos los días”.

A nivel nacional, el Animal Poison Control Center dice que los casos relacionados con el xilitol están aumentando. Las llamadas de emergencia pasaron de 5.622 casos en 2017 a más de 7.800 casos en 2020.

¿Qué tan común es el xilitol?

Probablemente esté en tu despensa o botiquín en este momento.

Además de la goma de mascar, el edulcorante artificial se puede encontrar en la salsa de tomate, la mantequilla de maní, los productos horneados e incluso la pasta de dientes.

El Dr. Luis Pizarro afirmó: “En los humanos, no causa ningún problema. Si consume demasiado, tal vez se hinche un poco, algunos problemas [gastrointestinales], pero no en los perros. En los perros, desencadena toda una cascada de eventos realmente malos “.

Aunque para tu organismo no suponga ningún riesgo, para el de tu canino amigo sí, al ser altamente tóxico para los canes. Pese a que lo tome en dosis pequeñas, el xilitol el capaz de causarle a tu mascota un nivel bajo de azúcar en sangre o una insuficiencia hepática.

Piensa que en los seres humanos y en los perros, el nivel de azúcar es controlado mediante el páncreas, que libera insulina a esos efectos. Pues bien, resulta probado que en las especies no primates, consumir cualquier cantidad de xilitol, por pequeña que sea, estimula el páncreas para liberar insulina, lo que se traduce en un rápido descenso de los niveles de azúcar en sangre.

De ahí que sea tan importante saber qué tipo de golosinas puedes darle a tu perro y cuáles no.

El tamaño del perro y la cantidad que consuma determinará que esta hipoglucemia se presente entre diez y setenta minutos después de la ingesta, con unas consecuencias impredecibles, pudiendo llegar a ser graves y hasta fatales. Por este motivo, lo ideal es que los perros no tengan ninguna sustancia que contenga xilitol a su alcance.

Ente los síntomas que deben alertarte se encuentran: el cansancio, los vómitos, la debilidad, la dificultad para mantenerse en pie y para caminar, las convulsiones y los temblores. Si notas alguno de estos síntomas, dirígete con tu perro al veterinario inmediatamente y, a poder ser, coméntale qué sustancia pudo haber consumido.

Por último, en ningún caso suministres nada a tu perro ni le induzcas al vómito, pues esta actitud no haría más que empeorar una situación ya de por sí delicada.

Patricia Chung – Miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.