Con tan solo reducir la calefacción por la noche se puede disminuir el consumo en un 13%.

Con el alza de los precios del combustible y de la luz, son muchas las personas que tratan de recortar al máximo posible el consumo energético de su hogar para así ahorrar en la factura eléctrica. 

Es por ello que se pueden seguir unas recomendaciones y trucos para disminuir el consumo de energía con los diferentes electrodomésticos, como la nevera o la lavadora, pero también con uno de los elementos que más consumen en el hogar cuando hace frío: la calefacción. 

Son muchas las personas que regulan la calefacción del hogar de una forma exagerada, con temperaturas muy altas. Esto dispara la factura de la luz innecesariamente, ya que se puede conseguir una temperatura óptima sin gastar mucho. 

¿Cómo ahorrar en conversación?

La temperatura adecuada del hogar se sitúa en torno a los 20ºC en invierno y los 25ºC en verano, tal y como indican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Sin embargo, el verdadero ahorro se da durante la noche. Cuando nos metemos en la cama, la temperatura de la calefacción puede reducirse, ya que no es necesario que esté tan alta. Solamente con dejar la calefacción a 16ºC durante la noche, se puede consumir un 13% menos. Además, haciendo lo mismo cuando la casa está vacía, se puede ahorrar un 24%. 

Por otro lado, se puede usar el termostato programable, en caso de tenerlo, para así diseñar varios programas en función de la hora o de si se va a estar en casa o no. 

Por último, se pueden seguir otros consejos, como subir las persianas y descorrer las cortinas cuando haga sol y tener en el hogar un buen aislamiento para conservar el calor. 

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.