Redacción Bles – Según pudieron demostrar investigadores del Instituto del Corazón del Cedars-Sinai, en Los Ángeles, EE. UU., el cuerpo puede avisar varias semanas antes de que se presente un infarto cardíaco, da señales de alerta de que algo no anda bien; lo preocupante es que no se les dé importancia a estos síntomas.

Un ataque cardíaco (o ataque al corazón) sucede cuando de repente un coágulo obstruye el flujo de sangre que llega a una parte del músculo cardíaco, y el corazón no puede obtener oxígeno. Si este flujo de sangre no se restablece pronto, el músculo cardíaco empieza a morir.

Las cifras de muertes producidas en el mundo por infartos cardíacos preocupan a los científicos y estudiosos del tema. En el mundo mueren 17 millones de personas al año por infartos cardiovasculares. En México, la cifra anual asciende a 120 mil personas. En España se estima que la primera causa de muerte (con una tasa de 267,6 fallecidos por cada 100.000 habitantes), pertenece al grupo de las enfermedades del sistema circulatorio. En EE. UU. más de 600,000 personas mueren de enfermedades cardiovasculares cada año, lo que representa una de cada cuatro muertes.

Imagen ilustrativa (Pixabay/geralt)

Los signos y síntomas de un ataque cardíaco no son iguales en todos los casos. Muchos ataques cardíacos comienzan lentamente, con molestias leves. Algunas personas no tienen síntomas aparentes. La mayoría de las personas suele creer que el infarto cardiaco es algo súbito, sin síntomas anteriores al momento del ataque, y que no se puede estar preparados; piensan que la mayoría de los casos tienen desenlaces fatales.

En realidad, no es así. Los investigadores del Instituto del Corazón del Cedars-Sinai, en Los Ángeles (EE. UU.) descubrieron que el cuerpo puede avisar durante varias semanas previas al infarto, manda señales de que algo no va bien y lo hace de muchas maneras. Estas son las principales señales de alarma que advierten:

Cansancio: con solo hacer una actividad simple, se diente fatiga inusual.

Dolor abdominal: presencia de espasmos que aparecen y desaparecen, con náuseas y dolor de estómago.

Insomnio: alteración del sueño inusual que puede producir ansiedad.

Dificultades para respirar: no puede recibir aire con facilidad y generalmente está acompañado de mareos. Se pueden presentar hasta seis meses antes padecer un ataque al corazón.

Caída de cabello: días antes del infarto la hormona cortisol causante de la caída de cabello, se puede incrementar.

Arritmia: trastornos de los latidos del corazón que pueden ser lentos o rápidos, acompañados de mareos y fatiga extrema.

Sudoración excesiva: esta señal se suele confundir con síntomas de gripe.

Dolor de pecho: presión, distención, opresión o dolor en el centro del pecho con duración intermitente que dura minutos o segundos.

La preocupación de los investigadores, es que estas señales se ignoren y no sean analizadas debidamente por un profesional.

La relación de estos síntomas con los infartos cardíacos, se estableció después de indagar a los enfermos y a las personas del entorno. La mayoría no dio importancia a estas señales. Por esto los especialistas recomiendan estrategias de prevención que incluyan tanto al ámbito familiar como al laboral de la persona.

Te puede interesar: Falun Dafa, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: Salud

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.