La República Checa es hoy uno de los países más libres del mundo. No siempre fue así.

PRAGA, REPÚBLICA CHECA – Este fin de semana estoy en una de mis ciudades favoritas para dar un discurso en la gran conferencia LibertyCon de European Students for Liberty. Cientos de estudiantes se han reunido aquí, en la República Checa, procedentes de toda Europa. Como lugar para celebrar la libertad, pocas ciudades pueden compararse con la hermosa Praga.

Este es uno de los países de Europa del Este que sufrió durante décadas el socialismo impuesto por los soviéticos. Cuando los nuevos dirigentes empezaron a alejarse de esa pesadilla infernal en 1968, las fuerzas soviéticas y del Pacto de Varsovia llegaron con tanques y armas. Como ya he escrito antes (aquí aquí), esa despreciable invasión impulsó a un joven de 14 años de Beaver Falls, Pensilvania, a involucrarse en la causa de la libertad. (Su nombre rima con “Seed”.)

Este es el país que fue sacrificado a Adolf Hitler en la Conferencia de Munich de 1938. Neville Chamberlain, de Gran Bretaña, blandió el inútil acuerdo en su país como si produjera “la paz en nuestro tiempo”. Menos de un año después, la Segunda Guerra Mundial comenzó en Europa y, en los meses intermedios, un joven corredor de bolsa llamado Nicholas Winton trabajó febrilmente para ayudar a escapar a cientos de niños judíos antes de que comenzara el conflicto.

En Checoslovaquia (ahora dos países, la República Checa y Eslovaquia), un valiente estudiante, Jan Palach, entregó su vida a través de la autoinmolación para protestar contra la invasión soviética.

En noviembre de 1989, me encontraba en Varsovia, Polonia, por primera vez desde que el régimen comunista me echara apenas tres años antes. Ese año los países satélites soviéticos caían como fichas de dominó. El Muro de Berlín había caído pocos días antes de que unos amigos polacos y yo nos reuniéramos para cenar en el restaurante Wierzynek de Cracovia. Durante nuestra comida, llegó otro amigo y anunció: “¡Un millón de personas se están manifestando en la plaza de Wenceslao en Praga en este momento, exigiendo la dimisión del gobierno comunista!”

Todos brindamos por la inminente y exitosa Revolución de Terciopelo.

Este es el país que produjo un famoso dramaturgo que luego se convirtió en un famoso presidente de una Checoslovaquia libre, Vaclav Havel. Otro presidente checo reciente con el mismo nombre de pila, Vaclav Klaus, le advirtió al mundo de los peligros como el extremismo del calentamiento global y las tendencias centralizadoras de la Unión Europea.

En Praga se puede visitar un estupendo museo que documenta la estupidez y brutalidad del comunismo. Situado a los pies de la Plaza de Wenceslao, no te lo pierdas si visitas la ciudad.

Un lugar de Praga es casi mágico. Es el Puente de Carlos sobre el río Moldava, en el centro de la ciudad. Terminado en 1402 tras 45 años de construcción, es el puente más antiguo de la ciudad y uno de los más famosos del continente. Fortificado por torres góticas medievales en ambos extremos de sus 3.000 metros, en la actualidad es un paseo exclusivamente peatonal en el que se alinean artistas, músicos y vendedores de recuerdos. Treinta esculturas adornan el puente, 15 a cada lado. En todas las ocasiones, incluida esta visita, pedí a uno de los violinistas locales que tocara “Amazing Grace” mientras miraba hacia arriba el Castillo de Praga, el mayor castillo antiguo del mundo (que data del siglo VIII). Se me puso la piel de gallina.

Antes de 1939, Praga era una ciudad encantadora y tranquila, llena de historia, música y libertad. Pasarían 50 años antes de que volviera a ser libre y vibrante. Más de 30 años después de su liberación del socialismo soviético, su encanto es mayor que nunca.

Según el Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage, la República Checa es la 21ª nación más libre del mundo (Eslovaquia ocupa casi el mismo puesto, el 36). A unos cientos de kilómetros al este, Moscú está aterrorizando a otra nación, Ucrania. Pero aquí, en Praga, sólo puedo maravillarme ante los impresionantes cambios que se han producido con respecto al dolor y el estancamiento que sufrió este país bajo el dominio soviético.

Gracias, European Students for Liberty, por acoger la LibertyCon de este año en un lugar tan maravilloso.

1968 Soviet Invasion of Czechoslovakia (video)

Czech Man Vaclav Havel (video)

Czechoslovakia’s Velvet Revolution 30 Years On (video)

Czech Velvet Revolution: The Turning Point in 1989 (video)

This is Exploding: Journalists Recall Hectic Days of Velvet Revolution(video)

Lawrence W. Reed – fee.org.es

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.