El cambio ecológico es una constante de la realidad biológica, pero que los humanos sigan bien alimentados no lo es.

La noche del 5 de julio se produjo un enfrentamiento en la provincia de Frisia, en los Países Bajos. La policía disparó contra un grupo de agricultores que, al parecer, conducían tractores contra los agentes y sus vehículos para superar una barrera y entrar en la autopista.

Un tractor fue alcanzado por los disparos y hubo tres detenciones. Este fue sólo uno de los innumerables sucesos ocurridos durante una campaña de decenas de miles de manifestantes que se ha convertido en un enfrentamiento internacional entre agricultores y reguladores medioambientales con implicaciones globales y potencialmente históricas.

Las protestas de los agricultores holandeses comenzaron con un primer brote de manifestaciones en los Países Bajos el 1ero de octubre de 2019 en respuesta a la nueva legislación para la reducción de las emisiones de carbono que afectaba desproporcionadamente a los agricultores.

Luego, el 10 de junio de este año, el gobierno holandés dio a conocer medidas más extremas dirigidas directamente a la industria agrícola. “Las granjas situadas junto a las reservas naturales deben reducir la producción de nitrógeno en un 70%”, informó The Economist. “Alrededor del 30% de las vacas y cerdos del país tendrán que desaparecer, junto con una gran parte de las explotaciones ganaderas y lecheras”.

En respuesta a esta nueva legislación, unos 40.000 agricultores holandeses protestaron frente a los edificios del gobierno y las casas de los ministros y condujeron cientos de tractores para bloquear los centros de distribución de alimentos, incluyendo almacenes y tiendas de comestibles. A lo largo del mes de julio, el movimiento se extendió a Alemania, Italia, España, Polonia y otras naciones, cada una de ellas con agricultores que salieron a la calle en repudio de las medidas de sus gobiernos para reducir la escala y la producción de la industria agrícola.

Entonces, ¿qué es exactamente por lo que están luchando cada una de las partes de esta disputa?

Los Países Bajos, que son el segundo exportador mundial de productos agrícolas después de Estados Unidos, se encuentran entre los centros agrícolas más productivos de la Tierra, pero también son, por tanto, uno de los mayores contaminantes.

“Holanda se ha convertido en un gigante de la agricultura mostrando cómo podría ser el futuro de la agricultura”, según un artículo de National Geographic titulado “Este diminuto país alimenta al mundo”. Pero como informa The Economist, “Holanda es el mayor contaminador de nitrógeno de la UE”.

Los animales de granja, que probablemente pronto dejarán de existir, producen estiércol que se mezcla con la orina y libera el compuesto de nitrógeno amoníaco. Esto puede dañar la vida silvestre y perturbar los ecosistemas sensibles cuando se filtra en los ríos y lagos cercanos.

Pero, sencillamente, no hay otros métodos conocidos para producir una producción agrícola tan abundante con los recursos de que disponen los agricultores holandeses. Así que se trata de un compromiso entre la protección de los ecosistemas sensibles, por un lado, y el mantenimiento de una industria agrícola holandesa próspera que sea capaz de mantener a sus trabajadores al tiempo que proporciona al mercado productos lo más asequibles posible.

“Tenemos que abandonar el modelo de producción de alimentos de bajo costo”, dijo el diputado Tjeerd de Groot, del partido Demócratas 66, que forma parte del gobierno de coalición holandés. “Es hora de recuperar la naturaleza, el clima y el aire y en algunas zonas eso puede significar que ya no hay lugar para los agricultores intensivos allí”.

Y según DutchNews.nl, “la agricultura holandesa tiene que ser mucho menos eficiente o el medio ambiente sufrirá aún más, dicen los científicos agroambientales”.

Si esta ofensiva reguladora contra los agricultores holandeses fuera un hecho aislado e inusual, los efectos sobre la disponibilidad de alimentos, los precios de los mismos y los salarios de los agricultores serían lo suficientemente graves (véase la siguiente sección). Pero dadas las circunstancias políticas a las que se enfrentan actualmente los agricultores y los de otros sectores a los que se culpa en gran medida de la destrucción del medio ambiente, es probable que una reducción del 30% de las vacas y los cerdos sea sólo el principio.

El alejamiento deliberado de la agricultura eficiente y de bajo costo está en consonancia con una iniciativa mundial más amplia para minimizar y reorganizar la mayor parte de la actividad industrial. Y esa iniciativa se conoce como ESG.

Como ha delineado Dan Sánchez, las políticas “ambientales, sociales y de gobierno corporativo” (ESG) existen en su forma codificada desde 2004, cuando las principales instituciones financieras recibieron el encargo de las Naciones Unidas de elaborar directrices para reformar el sector financiero a través del “gobierno ambiental, social y corporativo”. El objetivo evidente era sesgar la inversión de capital de la economía mundial hacia empresas dispuestas a alinearse con los valores medioambientales y sociales de los poderes fácticos.

Desde su invención en 2004, y especialmente en los últimos años, la gobernanza ambiental y social se ha convertido en una forma de gobernanza cada vez más respaldada por el Estado que ha reajustado completamente los incentivos en toda la economía. En diciembre de 2021, Reuters nombró el año 2021 “el año de la inversión ESG”, y en abril de 2022, Bloomberg informó de que “pocos rincones del universo financiero han estado rodeados de tanta espuma de marketing como el ESG, que según algunas estimaciones representa más de 40 billones de dólares en activos”.

Los fondos ESG, por definición, priorizan los valores morales de sus controladores en lugar de centrarse puramente en la rentabilidad. Y muchos de esos objetivos políticos, como las cuotas de raza y sexo en las juntas directivas de las empresas y el recorte masivo de la industria energética, están reñidos con la maximización de la producción y la minimización de los costos para inversionistas, trabajadores y clientes por igual. Esto podría explicar por qué los fondos ESG están obteniendo malos resultados.

Y tal será el destino de la industria agrícola holandesa a medida que los inversionistas y los empresarios incorporen el hecho de que la agricultura industrial eficiente ha caído en desgracia entre quienes ejercen los poderes de recompensa y castigo político. “Para mi hijo, ¿dónde puede encontrar un sustento de vida y saber lo que se permitirá dentro de 10 años?”, se preguntaba Erik Stegink, un criador de cerdos que protestaba en el pueblo holandés de Bathmen.

Esta drástica obstaculización de la industria agrícola holandesa, tanto directa como indirectamente a través de la obstaculización de industrias conexas como la energía, dejará sin trabajo a miles de agricultores, reducirá la disponibilidad de alimentos y aumentará los precios de los mismos a nivel internacional en un momento en que la inseguridad alimentaria está aumentando.

Según una declaración que la Casa Blanca hizo pública en junio, “muchos de nuestros vecinos dependen en gran medida de las importaciones de alimentos y son especialmente vulnerables al aumento de los costos de los mismos. El hemisferio occidental] está experimentando el mayor aumento de los precios de los alimentos en una generación”.

La publicación especifica que entre 2014 y 2019 el número de personas que se enfrentan a la inseguridad alimentaria severa casi se duplicó a más de 90 millones en América Latina y el Caribe. Alrededor de un tercio de los venezolanos sufre inseguridad alimentaria, mientras que el 50 por ciento de sus niños menores de cinco años muestran signos de desnutrición. El número de personas que se enfrentan a la inseguridad alimentaria en Honduras casi se duplicó el año pasado.

La actual crisis alimentaria en Sri Lanka es una muestra especialmente espantosa de lo trágicos que pueden ser los resultados de una fuerte regulación agrícola. Alrededor del 90% de las familias de Sri Lanka se saltan las comidas debido a la escasez generalizada de los alimentos y a la inflación de los precios de la comida de aproximadamente el 60%.

“Se trata de un giro aterrador para un país de ingresos promedios que antes no tenía problemas para alimentar a una población de 22 millones de personas”, informa Bloomberg. ¿Y por qué ocurrió? Hay muchas razones, pero como explica Bloomberg, una de las principales es que “en abril de 2021, el gobierno, dirigido por el presidente Gotabaya Rajapaksa, prohibió las importaciones de fertilizantes sintéticos para empujar al país hacia la agricultura ecológica”.

La economía holandesa y la mayoría de los agricultores holandeses tienen unas arcas lo suficientemente profundas como para no sufrir (por ahora) la drástica inseguridad alimentaria que sufren muchos países más pobres. En su lugar, podrán permitirse el lujo de recortar su calidad de vida y el futuro de sus hijos de otras maneras, al igual que la mayoría de los estadounidenses, cuyos precios en las tiendas de comestibles aumentarán como consecuencia de la escasez de las exportaciones agrícolas holandesas. Pero la escasez de productos manufacturados y el aumento de los precios probablemente significarán la muerte inmediata de muchos en dentro de los márgenes en lugares como Sri Lanka y América Latina.

Como han señalado algunos de los agricultores, se puede argumentar que avanzar en el progreso agrícola en lugar de obstruir tendría, en última instancia, mejores impactos ambientales, no peores. Esto se debe a que la innovación, más que la reducción del impacto, ha demostrado ser el camino más claro hacia la sostenibilidad. Y la innovación requiere que haya capital para invertir en nuevos procesos y experimentación.

“Los carros eran muy contaminantes, pero tuvieron la oportunidad de hacerlos menos contaminantes con la innovación. Eso es lo que queremos”, explicó la diputada Caroline van der Plas, fundadora del partido de los agricultores holandeses. Y las mejoras en la sostenibilidad del automóvil son un ejemplo de la regla, no de la excepción.

La historia de la creación de riqueza industrial y sus impactos ambientales muestra constantemente  que la nueva riqueza tiende a mejorar la capacidad de las personas para adaptarse a un entorno cambiante al menos en la medida en que los correspondientes cambios ambientales son problemáticos para el bienestar humano. Los conjuntos de datos económicos conocidos como curvas de Kuznets sugieren que, al menos en los tiempos modernos, las personas hambrientas que se centran en las preocupaciones a corto plazo de sobrevivir un mes más tienden en realidad a dañar más su entorno que las personas relativamente ricas que pueden permitirse invertir en su bienestar a largo plazo.

Entonces, ¿cómo se puede decidir si el progreso agrícola merece la pena por su costo en términos de perturbación ecológica? La respuesta se aclara cuando se llevan los dos objetivos opuestos a sus conclusiones lógicas.

La agricultura siempre perturbará los ecosistemas y causará contaminación, pero si se le permite prosperar también puede compensar eso al seguir mejorando a través de la innovación, como ya lo ha hecho durante siglos, y haciendo a la humanidad lo suficientemente rica como para poder soportar una gama cada vez más amplia de posibles condiciones ambientales, lo cual será finalmente necesario de todos modos.

Por el contrario, no hay un buen final para la historia de limitar y reducir la capacidad de la industria agrícola, posiblemente la más importante del ser humano, para producir alimentos. Cuanto menos alimentos tenga la civilización, menos posible le será adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes. Y como la agricultura siempre afectará a su entorno, el objetivo de minimizar el impacto medioambiental de la agricultura y otras actividades industriales es algo que nunca estará completo hasta que todo el mundo se muera de hambre.

El cambio ecológico es una constante de la realidad biológica, pero que los seres humanos sigan bien alimentados no lo es. Y eso no ha cambiado en los tiempos modernos, como demuestra la historia del siglo XX de hambrunas masivas causadas por la planificación central en lugares como ChinaCamboya y la Unión Soviética.

El economista Friedrich Hayek, ganador del Premio Nobel, escribió una vez que “Cuanto más “planifica” el Estado, más difícil resulta la planificación para el individuo”. El hecho de que los estadistas holandeses impidan a los agricultores cultivar alimentos es un buen ejemplo de ello. Esto hará que la planificación de sus presupuestos, carreras y medios de vida sea más difícil para los agricultores que están siendo regulados, pero probablemente también hará que dicha planificación sea más difícil para los individuos de todo el mundo.

Saul Zimet – fee.org.es

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.